CONSTRUIR EL FUTURO DE NUESTROS BOSQUES

José B. López Quintanilla

Academia Malagueña de Ciencias

Nos encontramos al final de una semana en la que hemos celebrado: (1) El DÍA MUNDIAL DE LOS BOSQUES, o mejor dicho,  EL DÍA FORESTAL MUNDIAL (21 de marzo), ya que según la definición de la Real Academia Española: “forestal, perteneciente o relativo a los bosques y a los aprovechamientos de leñas, pastos, etc.” (2) El DÍA MUNDIAL DEL AGUA (22 de marzo). Dos sistemas naturales con una relación y dependencia muy estrecha entre ambos, y cada vez con más importancia para todos los seres vivos que pueblan la Tierra. La decisión de celebrar el día forestal mundial el 21 de marzo -o día internacional de los bosques-, se aprobó en la Asamblea General de la ONU en diciembre de 2012, habiéndose instaurado por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación desde 1971.

Este año el lema elegido es “Bosques: consumo y producción sostenibles”, es por ello que el vocablo “forestal” guarda mejor relación con el lema elegido, y con el deseable y cada vez más necesario, futuro de nuestra foresta. Porque para conseguir bosques llenos de biodiversidad, geodiversidad, estables frente a las oscilaciones climáticas y con sus intrínsecas funciones productiva, ecológica y social potenciadas, y equilibradas, deben ser gestionados ordenadamente, buscando siempre el máximo de utilidades, e intentando conseguir el equilibrio entre los múltiples procesos que se desarrollan a su amparo.

Vista de la ciudad de la capital desde los Montes de Málaga

La definición aludida por el diccionario de la Lengua Española del vocablo “forestal” ya incluye, de alguna manera, el lema elegido este año por la ONU, ya que la ciencia forestal estudia “los árboles y los bosques en cuanto a sus características distintivas, formación, manejo, reproducción y aprovechamiento de sus productos.  Es decir, la técnica forestal persigue obtener el máximo de utilidades de los montes, con la única limitación de mantener la persistencia de la masa arbórea que lo origina.

En nuestra provincia tenemos un magnífico ejemplo en el Parque Natural Montes de Málaga, cuyo origen lo encontramos precisamente en las repoblaciones forestales que se realizaron a partir del año 1929 para defender a la ciudad de las continuas avenidas, evitando así daños materiales y pérdida de vidas humanas. Casi un siglo después, lo que empezó siendo una restauración hidrológico forestal, sobre los suelos erosionados de antiguos viñedos abandonados, se ha convertido a día de hoy, en un Espacio Natural Protegido que nos ofrece  infinidad de rincones donde disfrutar caminando o pedaleando, de los olores y paisajes que nos ofrece el BOSQUE. Lo pongo con mayúsculas, para destacar la importancia que tiene el hecho de que ya disfrutamos de zonas totalmente naturalizadas, que siguen aprovechándose (corcho, pastos, miel, madera), pero hay otras que están en proceso de transformación hacia estructuras más diversas y estables frente a los incendios y variaciones climáticas, y por tanto podemos encontrarnos con aprovechamientos de madera y biomasa donde se estén cortando cantidad de árboles (pinos), dándonos la errónea impresión de que “nos están destruyendo el bosque”. Antes al contrario. Resulta que con estas cortas de mejora, que en algunos cantones son ya finales, estamos dando paso y crecimiento a las especies arbóreas y arbustivas presentes bajo las copas de los pinos carrascos, que mayoritariamente son frondosas -como la encina, el alcornoque, algarrobo, acebuche, etc.-. Pero siempre dejando un mínimo de 10/20 pinos por hectárea que puedan servir de árboles padre en el caso de que las condiciones climáticas empeoren; o también pueden servir, por sus condiciones de altura, tamaño y localización, de posibles posaderos o plataformas de nidificación para las poblaciones de aves rapaces existentes en el monte de Utilidad Pública “Cuenca del Guadalmedina”.

Vaca pajuna realizando el mantenimiento de cortafuegos en Sierra de las Nieves

Quiero aprovechar la ocasión para resaltar la importancia del aprovechamiento de pastos para la ganadería extensiva, y que refleja muy bien la aludida definición de forestal, ya que sus protagonistas, los pastores y cabreros, se encuentran hoy día “en peligro de extinción”, agobiados por unos precios de sus productos infravalorados, y por unas condiciones de trabajo extremas, que hacen difícil su reemplazo y persistencia. Estos profesionales del campo son los mejores conocedores del vibrar diario del monte, de todos los procesos que en él se desarrollan, y que pertenecen a la cultura popular que se ha venido trasmitiendo de boca en boca,  de padres a hijos.

Desafortunadamente los acontecimientos que venimos sufriendo los dos últimos años (pandemia, guerra, crisis), nos han puesto de manifiesto que se trata de UN SECTOR ESTRATÉGICO que es necesario conservar y potenciar, ya que nuestro futuro depende  de su persistencia, junto a la de los bosques, ¡claro está! Así lo vienen demostrando en los últimos años, colaborando en las labores preventivas de mantenimiento de áreas de defensa del dispositivo INFOCA, bajo el proyecto de la Red de Áreas Pasto Cortafuegos de Andalucía (RAPCA). Gracias a dicho plan se ha dignificado su profesión y reconocido parte de su labor por parte de la sociedad. Pero lo más importante es que han contribuido al control de algunos incendios forestales, siendo también un claro ejemplo el de los Montes de Málaga, donde el peligroso incendio originado en agosto de 2014, en el paraje de “Los Anaya”, los medios del INFOCA pudieron cortar el avance del fuego hacia las zonas altas del Parque Natural, gracias al efectivo desbroce natural realizado por las ovejas en los cortafuegos contratados al efecto.

El pastoreo y la ganadería extensiva son esenciales para la conservación de los bosques.

Los esfuerzos que las administraciones competentes canalicen en la potenciación del sector de la ganadería extensiva, permitirá que tengamos “Bosques vivos, pueblos con futuro”, como propugna el lema utilizado por “Juntos por los Bosques” y el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, para la celebración del día forestal mundial 2022.

5 comentarios en “CONSTRUIR EL FUTURO DE NUESTROS BOSQUES

  1. Magnifico blog Pepe. Sin duda los bosques y las plantas en general son nuestro (del planeta) sustento para la vida. Los montes y bosques son sin duda un sector estratégico y los ciudadanos esperamos mucho de los programas de reforestación y del trabajo de los expertos e ingenieros en manejo de nuestros bosques. Y de la difusión que hacéis de un trabajo excelente.

    Me gusta

    1. Gracias Juan Antonio. Siempre intentamos que la gestión forestal de nuestros montes consiga el equilibrio y máximo de utilidades para los habitantes del entorno. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Que lejos quedan los tiempo, en los que los jóvenes y radicales ecologistas, algunos de ellos futuros biólogos, iban detrás de las repoblaciones forestales, arrancando eucaliptos. Hoy los forestales son la nueva frontera que nos separa y nos defiende de la desertización. Quedan muchas cosas por hacer pero la mayoría serán imposibles si se perdiera ese pulmón verde con el que la Tierra, ese ser animado de Lavelock, respira por nosotros. Enhorabuena Pepe por tu artículo y tu imprescindible trabajo. Como en la metáfora de la mariposa hoy ya sabemos que un humilde Albarrán puede salvar al mundo.

    Me gusta

  3. Festivo blog, conmemorando el día forestal mundial que desde hace 51años y auspiciado por la FAO, se celebra el primer día de la primavera en nuestro hemisferio norte y el primer día del otoño en el hemisferio sur. El esplendor del resurgir de la actividad vegetativa primaveral junto con el inicio del estado de paralización vital vegetal otoñal, nos debe hacer reflexionar, acerca de la importancia de las masas forestales en todo el mundo.
    Los servicios ecosistémicos que producen los bosques son ilimitados y es nuestra responsabilidad que lo sigan siendo. La certera aunque manida expresión:
    «depositarios de la herencia de nuestros hijos» ha de ser la excusa perfecta para abandonar nuestra posición de espectadores para convertinos en activistas defensores de nuestros ecosistemas forestales y los beneficios que aportan a nuestra Sociedad.
    Enhorabuena Pepe, por este toque de atención en este día tan significativo.

    Me gusta

  4. Efectivamente, es responsabilidad de todos aprovechar los montes en sus múltiples facetas, y no sólo como inmensos parques temáticos, ya que son el principal sustento para la supervivencia de sus pueblos. La persistencia de los bosques que sustentan, debe ser siempre la limitación principal para su adecuada gestión. Gracias por vuestras magnificas reflexiones, que complementan el artículo aludido. Un fuerte abrazo Federico y Ricardo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s