DIA MUNDIAL DEL AGUA 2022

«Haciendo visible lo invisible«

Víctor Díaz-del-Río Español y Fernando Orellana Ramos

Academia Malagueña de Ciencias

¿Porqué celebrar un Día Mundial del Agua? ¿Es una iniciativa más de Naciones Unidas que pasará desapercibida por la inmensa mayoría de la población? El establecimiento de ésta jornada se propuso hace ya unos cuantos años, con ocasión de la celebración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo que tuvo lugar en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, entre el 3 y el 14 de junio de 1992, y que marcó un antes y un después en las políticas de protección del medio ambiente terrestre y de sus recursos naturales. En aquella ocasión se buscaron compromisos firmes entre los estados participantes, tendentes a garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales y de los ecosistemas marinos y terrestres, buscando no incrementar el deterioro del medio ambiente -y de su atmósfera, principalmente- en el Planeta; antes bien, recuperar niveles de salud ambiental que se habían perdido hace siglos.

No cabe duda que uno de los principales recursos que hay que salvaguardar es el agua: los recursos hídricos, vitales para la subsistencia del ser humano en la Tierra. Entonces conviene que cada cual se pregunte si gestiona adecuadamente el agua que consume, o el agua que utiliza sin necesidad de ser consumida, haciéndolo de manera sostenible. Tengamos en cuenta que la protección del medio natural y de sus recursos comienza por la propia responsabilidad con la que cada ciudadano actúe en su actividad cotidiana. Visto con esta perspectiva, resulta pues conveniente llamar la atención, al menos una vez al año, sobre la importancia de los recursos hídricos para nuestra propia supervivencia. La ONU cita de forma dramática que cerca de 2200 millones de personas viven sin acceso al agua potable. Abordar este problema tratando de buscar una solución puede estar al alcance de nuestras manos.

Según los últimos datos publicados por el INE el consumo medio de agua potable en los hogares españoles es de 133 litros/habitante/día, lo que significa unos 48.545 litros/habitante/año. Cierto es que el consumo en los hogares no representa el porcentaje más elevado entre los usuarios, pues es la agricultura la que genera los mayores consumos con un total que oscila entre el 65% y el 75% del suministro. Podríamos mencionar datos de otros países que tienen cifras mucho más elevadas y también mucho más reducidas, pero establecer un criterio comparativo para esta cuestión no es un enfoque adecuado, pues los sistemas de producción son determinantes para justificar algunos consumos. Centrémonos pues en el caso español. ¿Podríamos racionalizar más el consumo en los hogares?, ¿el consumo per cápita? Evidentemente, sí, y hemos de intentarlo. Pensemos que en una sola ducha podemos consumir el equivalente a unas 60 botellas de litro y medio de agua envasada. Es por ello que la concienciación para un uso responsable del agua es más que necesaria y por ello razón más que suficiente como para dedicar un día al año a recordar este asunto clave.

Por desgracia, tenemos que vivir en una época en la que los cambios ambientales han determinado algunas alteraciones en el clima que nos han llevado a sufrir épocas de sequía persistente que nos obligan a actuar con mayor responsabilidad con ciertos recursos que creíamos renovables e inagotables. La sequía es hoy una realidad que preocupa a todos y que puede determinar importantes desastres. Pero no nos hallamos frente a un problema que se debe de resolver únicamente desde la gestión de la cosa pública. No, es cuestión que atañe a todos los ciudadanos y que todos tenemos algún papel que desempeñar en la búsqueda de una solución.

Este año 2022, la ONU ha propuesto como lema de la jornada “Haciendo visible lo invisible”, que muy acertadamente evoca a la necesidad de ilustrar a la población sobre ese recurso subterráneo que súbitamente emana de algunas rocas, para mayor asombro de propios y extraños, formando arroyos y ríos de muy diverso caudal. Ese ocultismo con el que se comporta el agua subterránea, como si quisiera esconderse de quienes la malgastan, causa aún mayor sorpresa cuando se excava un pozo y surge transparente y líquida de manera fluida, o cuando irrumpe con la fuerza de un surtidor en un pozo artesiano. Ciertamente es un recurso vital oculto bajo nuestros pies, invisible aunque miremos la senda por la que caminamos. Pero ese transitar furtivo, lento y constante, deja rastros que hay que saber interpretar, para lo cual hay que tener una preparación científica incuestionable que ha dado lugar a una de las disciplinas científicas más recientes dentro de la Geología: la HIDROGEOLOGÍA. Pero no nos engañemos, esto no consiste en armarse con un péndulo y una varilla con forma de Y, y transformarse en un zahorí con hipersensibilidad radiestésica y salir al campo a buscar agua subterránea -que habrá quién, siendo conocedor de la geología y de los acuíferos locales, atine en su diagnóstico-. Es algo mucho más complicado cuyos inicios podemos encontrarlos en los siglos XVIII y XIX, cuando los primeros estudiosos de la Geología comenzaron a relacionar la infiltración del agua en determinados lugares y la presencia de manantiales en sus proximidades.

La Hidrogeología ha evolucionado considerablemente desde el momento en el que se acuñó el término (1802) de la mano de Lamarck, mediante el cual se refería al “estudio de los procesos geodinámicos externos en relación con el agua”. En la actualidad, se considera que la Hidrogeología se encarga de estudiar las aguas subterráneas, tanto en lo relativo a los aspectos cuantitativos y de flujo, como cualitativos, de gestión y de protección. Es este un enfoque ambiental que permite a los hidrogeólogos ser considerados como verdaderos estrategas para planificar las medidas de gestión idóneas, sobre la base del conocimiento científico, que permitan utilizar dichos recursos de una manera óptima.

En España existen grupos de investigación científica fuertemente consolidados que gozan del prestigio nacional e internacional. Tenemos la fortuna de contar con uno de ellos en el Centro de Hidrogeología de la Universidad de Málaga (CEHIUMA), que desarrolla diversas líneas de investigación entre las que destacamos: evaluación de recursos hídricos, vulnerabilidad y contaminación de aguas. Líneas que todos podemos comprender y que nos acercan a la problemática de esas aguas que permaneciendo ocultas son, sin embargo, vitales para nuestra subsistencia. Ahí percibimos de manera bien visible la fragilidad del recurso hídrico que se empecina en permanecer enrocado.

Mesa presidencial del acto académico realizado en el Salón de Actos del Rectorado de la Universidad de Málaga para celebrar el DÍA MUNDIAL DEL AGUA organizado por el CEHIUMA.

Con el fin de mostrar a la sociedad malagueña las enseñanzas que se sustraen de las investigaciones realizadas por el CEHIUMA, la Universidad de Málaga en cooperación con el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) ha organizado en el día de ayer, viernes 18 de marzo de 2022, una jornada científica divulgativa al amparo de la celebración del DÍA MUNDIAL DEL AGUA. El programa contempló las intervenciones de dos renombrados hidrogeólogos. El Investigador Científico Dr. Juan José Durán Balsero (IGME) que disertó sobre “El agua subterránea, recurso estratégico frente al cambio climático”, y el Catedrático Dr. Bartolomé Andreo Navarro (CEHIUMA) que lo hizo sobre “Estado del conocimiento y principales retos sobre las aguas subterráneas en la provincia de Málaga”. Ambos ponentes realizan su actividad científica en el ámbito de la Unidad Asociada CEHIUMA-IGME.

Intervención del Dr. Juan José Durán Valsero, Investigador Científico del Instituto Geológico y Minero de España, y académico perteneciente a la Academia Malagueña de Ciencias.

El Dr. Durán, apoyándose en el lema de de la celebración de este año 2022, recordó la importancia que tienen las aguas subterráneas, asegurando que son cruciales para el buen funcionamiento de los ecosistemas, como pueden ser los humedales y los ríos: “Debemos protegerlas de la sobreexplotación y la contaminación que actualmente les acechan, ya que pueden desembocar en el agotamiento del recurso, en el encarecimiento de su tratamiento y regeneración y hasta la paralización de su uso”.

Intervención del Dr. Bartolomé Andreo Navarro, Catedrático de Geodinámica Externa de la Universidad de Málaga y Director del CEHIUMA

El profesor Andreo, por su parte, recordó las actuaciones que el CEHIUMA ha tenido en nuestro entorno y la labor de formación de profesionales que realiza en la universidad. Resumió en cinco puntos la estrategia de su unidad: “Investigación y generación de conocimiento en materia de recursos hídricos; Gestión conjunta de aguas superficiales y subterráneas, así como los recursos no convencionales; Redes de control de aguas subterráneas y de bases de datos con toda la información de distintos organismos, universidades y administraciones públicas; Establecer un marco de colaboración y coordinación entre administraciones para la previsión y alerta ante situaciones extremas”.

Intervención del Dr. Fernando Orellana Ramos, Presidente de la Academia Malagueña de Ciencias.

La participación de diversas autoridades políticas y académicas permitió comprobar la necesidad de incrementar los vínculos de cooperación entre la ciencia y la política, con el fin de adquirir el mejor conocimiento posible y aplicarlo a las medidas de gestión y protección de los recursos hídricos. En este sentido expuso su opinión el presidente de la Academia Malagueña de Ciencias, Dr. Fernando Orellana Ramos, recordando los impulsos generados desde la institución que preside -premios Málaga Investigación- para reconocer los avances producidos en la investigación hidrogeológica y fomentar así los esfuerzos que se producen en la Universidad de Málaga en esta área del conocimiento -Hidrogeodía, Geolodía, Master Hidrogeología- que resulta vital para el progreso de la sociedad. Recordó la cantidad y diversidad de informes emitidos por la academia en relación con los recursos hídricos en la provincia de Málaga, así como su problemática en relación con las alteraciones del clima.

Intervenciones de (izquierda a derecha): Fernando Fernández Tapia-Ruano, Gemma del Corral y Juan Teodomiro López Navarrete.

El Delegado Territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Junta de Andalucía, Fernando Fernández Tapia-Ruano, recordó los usos del agua en Andalucía y las iniciativas que su departamento ha desarrollado para la protección de los acuíferos y la mejor gestión de los recursos hídricos. La Delegada de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento de Málaga, Gemma del Corral, apuntó la importancia que el consistorio da al uso racional del agua y a la divulgación de medidas que cada cual debe de practicar para hacer un uso sostenible del recurso. Invocó la necesidad de una mayor colaboración y coordinación entre instituciones para mejorar la gestión de los recursos hídricos, aspecto que fue apuntado por todos los ponentes. Por último, el Vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de Málaga, que presidía el acto, insistió en la necesidad de incrementar la I+D+i en materia de recursos hídricos, apoyando la idea de fomentar una coordinación de iniciativas entre las instituciones que fuera más fluida y que proporcionara un mejor aprovechamiento del conocimiento científico.

En conclusión, a todas luces y en opinión de todos se pone de manifiesto que la ciencia demanda mayores inversiones en campos como los que hoy traemos a colación, y la gestión de la cosa pública requiere del mejor asesoramiento científico posible para aplicar las medidas que permitan asegurar la sostenibilidad de los recursos hídricos en un contexto climático verdaderamente complejo y nada favorable al derroche. Ciertamente hemos de procurar “hacer visible lo invisible”, pero también hemos de procurar “hacer posible lo que parece imposible” para asegurar así la sostenibilidad de los recursos hídricos. De ello depende nuestra subsistencia.

6 comentarios en “DIA MUNDIAL DEL AGUA 2022

  1. Interesante el artículo sobre el agua. Bien necesario y escaso. A lo largo de la Historia compruebo en los documentos archivísticos su extraordinaria importancia por exceso o por defecto, en unos tiempos en los que la demografía hacía su necesidad infinitamente más asumible. A los periodos de sequías seguían irremisiblemente escaseces y hambrunas con las consiguientes y terribles consecuencias sanitarias. El mundo, nuestro mundo, exige hoy concienciar a los ciudadanos de que es un bien tan preciado como escaso. Están bien estas iniciativas. Ojalá que los que tienen responsabilidades de gobierno sean capaces de atender y concienciar, especialmente a los más jóvenes, de estas cuestiones: sencillamente, sin agua no se puede vivir. Enhorabuena a los autores.

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias por tu comentario, Dr. Cabrera, que, como es habitual, introduce un enfoque histórico a un asunto medioambiental que preocupa en la actualidad. No nos podemos sustraer del proble que genera el excesivo consumo de agua en las sociedades más desarrolladas mientras que en las más pobres o en las que están en vías de desarrollo observamos carencias que son hirientes para quienes las contemplamos. Pero no es solo la alegría con la que se consume el agua, sino también la poca valoración que la sociedad da al agua subteránea, esa que no se ve y que tanta importancia tiene. La irresponsabilidad que conlleva ciertos usos de la tierra acarrea un cierta contaminación de las aguas subterráneas que al aflorar y ser consumidas pueden causar serios problemas. De aquí que la concienciación a su uso y protección es importante. No sabemos, a ciencia cierta, si algunas enfermedades que se hubieran presentado en épocas pretéritas pudieran estar causadas, también por este problema que es tan frecuente en países muy pobres, donde no solo se consumen aguas superficiales contaminadas sino que también se hace con las que afloran en lugares donde el suelo está fuertemente contaminado, ya sea orgánicamente o industrialmente.

      Ya sabes que un enfoque histórico como el que propones, será una aportación muy bien recibida por todos los que te seguimos en cuanto publicas o comunicas en tus conferencias. Nos alegrará a todos poder saber más sobre esta cuestión histórica tan interesante.

      Le gusta a 1 persona

  2. Interesante y documentado artículo, que recoge referencias históricas, datos contrastados, información reciente y posicionamiento unánime, por las partes citadas, en el acto de ayer viernes.
    No sólo la *cosa pública», en su aspecto técnico administrativo, debe ser el pilar en el que se apoye la gestión del limitado y no renovable recurso agua, admitiendo su competencia y responsabilidad. La Sociedad, como demandante y gestor local de agua es mayoritariamente el elemento más trascendental para que el deficitario escenario hidrico, revierta su estado actual y al menos, no continue la tendencia a la disminución tanto cuantitativa como cualitativa del mismo. La concienciacion es vital.
    Por último apoyar lo indicado por los autores e incluso por los ponentes en el acto de ayer, de la necesidad de contar con la Ciencia en la búsqueda de soluciones para afrontar el complicado futuro con optimismo.
    Enhorabuena Fernando y Víctor, por el texto y la oportunidad del mismo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Ricardo A. Salas de la Vega, pues es de gran valor el comentario que realizas, no solo por lo oportuno del mismo sino también por proceder de persona vinculada a la «cosa pública» con responsabilidades en la materia que ahora comentamos. Ciertamente los ejecutores de programas científicos han de tener una actitud más próxima a los «tomadores de decisiones» que en ocasiones se ven forzados a dictar normas sin disponer del mejor asesoramiento científico posible. Esto es tan evidente que el propio Parlamento ha desarrololado una iniciativa denominada «Ciencia en el Parlamento» con el fin de que los políticos reciban este asesoramiento en la misma casa donde el poder legislativo dicta sus normas. Casi lo mismo debería de suceder en todos los ambitos administrativos, sin necesidad de qe esa proximidad sea inmediata, simplemente buscar la mejor y más estrecha colaboración entre la Ciencia y la Administración Pública. Una más estrecha cooperación sin que lo que obsesivamente prime la necesidad de adquirir méritos científicos en los ejecutores de la investigación. Lo malo es que el Sistema I+D+i fomenta este tipo de actitudes individuales o de grupo, impidiendo una mayor permeabilidad entre los científicos y la Administración. Analizado en profundidad no tendrían la culpa ni unos ni otros pero la solución estaría al alcance de la mano de unos y otros. Es la paradoja.

      Por lo demás, confiemos que la concienciación al uso responsable del agua y el respeto y protección de las aguas subterráneas surta su efecto y que, por demás, todos sepamos encontrar soluciones para paliar las necesidades de agua que tienen los países más pobres, un recurso que no se le puede negar a nadie y menos no intentar proporcionárselo a quien lo necesite. Esta solidaridad no es caridad como algunos la entienden, es pura responsabilidad.

      De nuevo, Ricardo, muchas gracias por tu comentario que, como ves, hace pensar. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  3. En este artículo que hace referencia al acto académico realizado en el Salón de Actos del Rectorado de la Universidad de Málaga para celebrar el DÍA MUNDIAL DEL AGUA organizado por el CEHIUMA se recogen las intervenciones de expertos en la materia y como bien recoge “resulta pues conveniente llamar la atención, al menos una vez al año, sobre la importancia de los recursos hídricos para nuestra propia supervivencia”.
    Tal como indica el título del artículo «Hacer visible lo Invisible» es muy importante divulgar la importancia de las aguas subterráneas y la importancia de su gestión: evaluación de recursos hídricos, vulnerabilidad y contaminación de aguas. Lo que no vemos da la impresión de no existir, y en relación al Agua, queda recogido en el artículo que es necesario la concienciación ciudadana tanto para el consumo responsable como para la protección del medio natural.
    Y, como indica Fernando Orellana en su intervención, es necesario incrementar los vínculos de cooperación entre la ciencia y la política, con el fin de adquirir el mejor conocimiento posible y aplicarlo a las medidas de gestión y protección de los recursos hídricos.
    Enhorabuena por este artículo en el Dia Mundial del Agua

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s