METODOLOGÍA URBANÍSTICA. LA CIUDAD COMUNITARIA Y AMBIENTAL.

Ángel Sánchez Blanco

Academia Malagueña de Ciencias

La decisión de la Comisión Europea al precisar las siete ciudades españolas que financiarán proyectos que convergen con los objetivos de desarrollo sostenible 2030, es afortunada expresión de la mutación que los Objetivos de Desarrollo Sostenible imponen en la metodología urbanística. Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza son las ciudades seleccionadas en el marco del programa “Ciudades europeas inteligentes y climáticamente neutras

El marco institucional de la Unión Europea, predetermina el contenido de la programación urbanística municipal, que requiere integrar las determinaciones de los Instrumentos Internacionales y las Directivas Ambientales de la Unión Europea. Las determinaciones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (2015) avalados por la concurrencia de todos los Estados miembros de la Naciones Unidas, y calificados como objetivos mundiales, obligan a reparar en la adecuación a sus premisas de los instrumentos de programación urbanística municipal.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible no fueron una sorpresa para el ordenamiento jurídico español. La crisis económica de 2007 fue un incentivo para adecuar el marco legislativo urbanístico a los principios de Desarrollo Sostenible. La Ley de Suelo de 2007 y las Leyes que en ese mismo año la acompañaron: Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad y Desarrollo Sostenible del Medio Rural se situaron anticipadamente en la línea de consecución de esos objetivos. La Ley de Economía Sostenible de 2011 y la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana de 2013, configuraron el vigente Texto Refundido de Suelo y Rehabilitación Urbana de 2015, que determina los instrumentos de planeamiento urbanístico y la conformación de los Planes Generales de Ordenación Urbana con el Desarrollo Sostenible.

El Texto Refundido de Suelo y Rehabilitación Urbana significa también un correctivo a las desviaciones que, en el ámbito local, se han producido en directa relación con los tempranos principios y valores contenidos en los artículos 45-47 de la Constitución de 1978. Principios constitucionales que, con ejemplar previsión temporal, se identifican con los principios y metodologías expresadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible: la integración de los principios ambientales, el uso racional de los recursos naturales, la conservación del patrimonio histórico, cultural y artístico, el derecho a la vivienda, la equidistribución económica en el urbanismo…, principios que tienen síntesis en los mandatos constitucionales de regular la “utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación” y hacer partícipe a la comunidad de “las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.

El Texto Refundido en su coincidencia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible está en conflicto con los Planes Generales de Ordenación Urbana tramitados y aprobados en el marco de las reacciones municipales que propició la tramitación de la Ley de Suelo de 2007 y la Ley de Economía Sostenible de 2011. Sus iniciales previsiones, en los correspondientes proyectos de Ley, aceleraron la aprobación de Planes Urbanísticos que identifican la realización de cualquier proyecto inmobiliario por el simple valor de la inversión propuesta, sin reparar en más referencias. Aún sobrevive el errático estímulo de la Ley 6/1998 sobre Régimen de Suelo y Valoraciones, con determinaciones de desregulación del urbanismo, que están en la causa de la crisis económica vinculada a la expresión “Burbuja Inmobiliaria” y sus consecuencias.

Oportuno es sintetizar el significado y contenidos del concepto de sostenibilidad, acuñado en el Informe Brundtland, Naciones Unidas 1987, vinculado por la premisa de desarrollo duradero, sin comprometer a las generaciones futuras, y con la armónica integración de la perspectiva económica, con la perspectiva social y ambiental. La proyección de este enunciado en la Estrategia de Desarrollo Sostenible de la Unión Europea de 2001, revisada en 2006, opera con la metodología integradora de recursos naturales, salud pública, respuestas a la exclusión social y a la pobreza y al desarrollo sostenible mundial.

Muy expresivo es el enunciado de la Estrategia de Crecimiento Inteligente, Sostenible e Integrado en la Unión Europea, 2010, complementada por la Hoja de Ruta hacia una Economía Hipo Carbónica, 2011; el Pacto Verde Europeo, 2019; el Marco Estratégico de Clima y Energía 2020, con objetivos en los ámbitos de las energías renovables y la eficiencia energética, y propuestas de coordinación y recentralización en el ejercicio de las competencias de medio ambiente y energía. Las Directivas sobre Energías Renovables, Eficiencia Energética, Normas Comunes del Mercado Interior de la Electricidad y el Reglamento sobre Gobernanza de la Unión de la Energía y de la Acción del Clima, han marcado las líneas de desarrollo de la Estrategia de Desarrollo Sostenible en la Unión Europea.

El Gobierno de España ha contribuido de modo eficaz al desarrollo de las Estrategias, Directivas y Reglamentos de la Unión Europea. La Estrategia Española de Desarrollo Sostenible, 2007; la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia, 2007; el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2020, 2030, y la Estrategia Española de Movilidad Sostenible y Conectada 2020, 2030, tienen ejemplar complemento en los correctivos, a los excesos de la desregulación inmobiliaria, que se propuso enmendar el tríptico legal: Ley de Suelo, Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, y Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural.

La Ley de Economía Sostenible sintetiza las directrices económicas en respuesta a la crisis económica inmobiliaria: el patrón de crecimiento marcado por la conciliación de desarrollo económico, social y ambiental; una economía productiva y competitiva en garantía de  la igualdad, la cohesión social, el respeto ambiental y el uso racional de los recursos naturales; cambio en el modelo energético, de transporte y de movilidad; reducción de emisiones contaminantes e incorporación del principio de renovación urbana.

Con específica proyección sobre las iniciativas urbanística, el Texto Refundido de Suelo y Rehabilitación Urbana, opera con y desde el Principio de Desarrollo Sostenible, que identifica como Principio Rector de las Políticas Públicas. Expresa el objetivo de reducir la demanda energética e incorpora el requisito, para la ordenación y ejecución de las actuaciones sobre el medio urbano, de una Memoria, que asegure su viabilidad económica, en términos de la rentabilidad, de adecuación a los límites del deber legal de conservación, y de un adecuado equilibrio entre los beneficios y las cargas empresariales, institucionales  y sociales implicadas (arts. 1, 3, 24.4 y 22. 5 RDL 7/2015).

En el ámbito local, el Pacto de Alcaldes sobre Clima y Energía, 208 y 2015, y la Red Española de Ciudades por el Clima, 2012, debieran explicitar, en cada municipio implicado, en el Pacto o en la Red, los proyectos de adecuación al cambio de paradigma territorial y urbanístico contenido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La Decisión de la Comisión Europea al elegir las ciudades que financian proyectos que confluyen con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 sitúa, al conjunto de los municipios, en la tesitura de adecuarse a los parámetros de dotaciones comunitarias marcados por la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las Estrategias de la Unión Europea y del Estado Español que asumen el compromiso de materializarlos. Conforme a la Decisión, cada ciudad tendrá que operar con un “Contrato Climático”, con precisas y contrastadas cifras y “Proyectos Tractores Transformadores”: rehabilitación de barrios y viviendas, programas de instalación de paneles solares en el ámbito público y privado, desarrollo de comunidades energéticas, programación y desarrollo de infraestructuras verdes, modelos de turismo de emisiones nulas, fomento de la economía circular… El marco normativo, internacional, supranacional y estatal es muy preciso, solo requiere de la coherencia municipal para materializarlo.

8 comentarios en “METODOLOGÍA URBANÍSTICA. LA CIUDAD COMUNITARIA Y AMBIENTAL.

    1. Si proyectamosen la ciudad de Málaga en el marco normativo europeo y estatal expuesto , es facil apreciar que es ignorado, e incorpora una paradoja organizativa: el Ayuntamiento de Málaga eude los documentos y propuestas ambientales elaboradas por su Observatorio del Medio Ambiente Urbano.
      La gestión ambiental del Ayuntamiento de la ciudad de Málaga se ha quedado en la forestación del viario que califica de básico, de pequeñas plazas en las barriadas de los años sesenta y setenta, y las superficies imprescindibles de parque en Teatinos y en el oeste de la ciudad. En contraste, registra la construcción de solidos inmuebles en las superficies libres de la estación de ferrocarril y sobre las superficies libres de Tabacalera, en acusada contraposición con la conservación libre de esas superficies en otras ciudades.
      La frme voluntad del Ayuntamiento de Málaga por la construcción sobre cualquier superficie libre, tiene expresión en el desconfigurador «altanche» de Martiricos, y en la desafortunada inicativa de pretender edificar un complejo de torres sobre la superficie ocupada por los antiguos depósitos de transferencia de petroleo a la refineria de Puertollano, sobre los que el Plan de Ordenación Urbana de 1983 dispuso la creación de un gran parque, que paliara la desdotación de espacios libres para uso ciudadano en los Distritos Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero. Previsión -de 1983- que debiera tener ya consolidado sobre esa superficie un solido patrimonio forestal en contraste con la histórica incuria municipal sobre esa superficie.
      El escudo de la ciudad de Málaga podrá incorporar a sus actuales bandas con comprometidas leyendas históricas, una actualizada: «La Ciudad en la que cualquier superficie libre es susceptible de edificación».

      Me gusta

  1. Seguro que no es por falta de legislación el que las «cosas» se puedan y deban hacer bien. Entonces ¿Qué falla? En mi opinión la cortedad de visión de los responsables políticos y el»pelotazo» que suponen las licencias para ejecutar proyectos urbanísticos. Gracias al doctor Sánchez Blanco por su artículo.

    Me gusta

    1. Certeros términos: «cortedad de visión» y «pelotazo». Se mantiene «…firme el ademán…», lo que es «…propio de nuestro afán…» … línea de acción municipal que anuló la aplicación de la Ley del Suelo de 1956, del Texto Refundido de 1976 y del actual marco normativo, fenomenología que requiere reparar en que el Urbanismo no puede quedar en el ámbito de la ocurrencia de un Ayuntaniento, y demanda proyectar su configuración y gestión, al ambito supramunicipal -comarcal o metropolitano- en coherente aproximacion a unos ciudadanos que cruzamos términos municipales varias veces al día.

      Me gusta

  2. Enhorabuena Ángel por tu artículo. El imperio de la ley es el imperio de las leyes. Un intrincado bosque en el que es fácil perderse sin la ayuda de buenos guías, buenos juristas, que desbrocen el camino.
    Como resumes al final: ..”El marco normativo, internacional, supranacional y estatal es muy preciso, solo requiere de la coherencia municipal para materializarlo”.. no es demasiado pedir..

    Me gusta

    1. Sin duda que no es demasiado pedir, Federico, y no hay dificultad en su aplicación. «El Imperio de la Ley» artículó la pretransición politica española, con el firme compromiso, de la Union Internacional de Juristas, de conducir a España al Principio de Legalidad y al conjunto de Principios y Valores que articulan el Ordenamiento Jurídico. Principios y Valores que tienen la misión especifica de ordenar la aparentemente compleja masa normativa, con la finalidad de que pueda orientarse en ella toda persona que tenga sentido común, y que requiere, de reacción cívica, cuando los representantes politicos se desvían u organizan «fiestas para la confusión¨, con instrumentación de alternativas internacionales.

      Me gusta

  3. Un esclarecedor recorrido por la legislación y algunos conceptos que se relacionan con los OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE que están tan de moda y que difícilmente pueden alcanzarse con la profundidad y la prontitud que sus promulgadores imaginaron cuando los propusieron. Sin duda, el optimismo es una tendencia muy propia de la Comisión Europea cuando fomenta el establecimiento de metas ambientales y bautiza a determinadas ideas con nombres que «suenan muy lindo» contemplando siempre el aspecto más positivo y favorable de la ciudadanía.

    Se han seleccionado SIETE ciudades españolas que, a ojos de la CE, son o pueden ser CIUDADES EUROPEAS INTELIGENTES Y CLIMÁTICAMENTE NEUTRAS. Bueno, digamos que mi ingenuidad hace que, efectivamente, me crea que lo son y que hay otras que no lo son o que lo son menos y por eso no han sido seleccionadas. Entiendo que la manipulación del lenguaje es importante para contemplar adecuadamente este espectáculo. Pero también creo, como muy bien apuntas en el texto, que las ciudades han sido seleccionadas para financiarles proyectos que fomenten esos aspectos, de ser «inteligentes» (?) y de ser «climáticamente neutras» (?). El optimismo nos lleva de nuevo a pensar que dichas ciudades pueden llegar a conseguir dichas metas. Lo siento por ciudades como Málaga, o muchas otras, por ejemplo Cádiz, Sevilla, Cuenca, Teruel, etc., que también podrían alcanzar aquella meta pero que no han sido seleccionadas y deben de existir razones de peso para que la CE no lo haya hecho (?).

    Confiemos que esa financiación se materialice en la consecución de una CIUDAD INTELIGENTE (yo creía que las ciudades inteligentes la conformaban poblaciones inteligentes que actúan de modo inteligente, y no ciudades con multitud de aplicaciones que restringen tu libertad de tomar decisiones inteligentes), cosa abstracta donde las haya, pero más interesante aún es la CIUDAD CLIMÁTICAMENTE NEUTRA, que también reclamaría una actitud del ciudadano respetuosa con el clima, osea, EDUCACIÓN AMBIENTAL, y veremos a donde nos lleva.

    Gracias Ángel por tu aportación al blog de la AMC que siempre genera polémicas muy interesantes.

    Me gusta

  4. Las ciudades seleccionadas, apreciado Victor, permiten observar en su planimetria urbana, un equilibrio en zonas verdes accesibles para los vecinos y un ponderado índice de espacios libres para los vecinos de los correlativos distrittos municipales y, con esos requisitos, optan a incorporar proyectos con financiación comunitaria que contribuirán aún en mayor medida a su coherencia urbana y a incrementar sus indices cualitativos.
    Es el efecto demostración de calidad institucional, que debiera ser asimilado por las ciudades no seleccionadas y reparar sus disfunciones y desequilibrios. Disfunciones y desequilibrios que se muestran en los incumpliminentos de sus propias Agendas Urbanas , apreciados por los funcionarios comunitarios en el seguimiento que realizan y que han tenido muy facil la resolución de la convocatoria.
    Algun de las ciudades no seleccionada que citas elude estas premisas y pretende dar el «salto» a una Expo Universal. Errática metodología que puede ser objeto de reflexiones complementarias, en artículo dedicado a los aciertos y los errores en la gestión municipal, ya que la Expo Universal no va a resolver las disfunciones urbanas de esta concreta y específica ciudad, cuya Alcaldía debiera prestar oportuna atención a Sentencias pendientes de ejecución que evidencian la carencia de calidad de la ciudad en elementales parámetros ambientales.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s