EL MUSEO OCEANOGRÁFICO Y EL MUSEO “MIGUEL LÓPEZ”: ¿GÉRMENES PARA UN MUSEO MARÍTIMO PROVINCIAL?

Juan Antonio Camiñas Hernández

Academia Malagueña de Ciencias

Acuden a mi memoria, de una manera recurrente, distintas situaciones vividas e interesantes conversaciones mantenidas con muy diversas personas con las que me he ido encontrando en el camino. Me narran hechos y acontecimientos relacionados con la mar que resuenan en mis oídos, junto a mis propias experiencias marineras, recordándome que los océanos, y la mar en general –y, por supuesto, el mar de Alborán que nos cobija-, son inmensos espacios con los que convivimos y a los que, sin embargo, muchos malagueños viven de espaldas. Y ello sucede a pesar de que sus vidas transcurren junto al mar, disfrutando de su extenso litoral, de sus paseos marítimos y de sus típicos merenderos (que no “chiringuitos”), siempre en compañía del creciente turismo de playa que es la fuente principal de la economía malagueña. Y equiparo éste hecho de vivir de espaldas al mar con una cierta inconsciencia ciudadana impropia de los malagueños, que viven en una provincia cuyo límite meridional lo impone con el rigor y la saña de sus temporales, ese mismo mar de Alborán que nos cobija.

Sirva de ejemplo lo vivido esta misma semana en la que hemos sufrido un fuerte temporal que nos ha recordado que la mar nos impone un límite marítimo que no debemos sobrepasar.

Es difícil de entender la poca importancia que tiene para los malagueños la historia de los hitos y asuntos  marítimos relacionados con nuestro entorno más inmediato. Una importante ciudad portuaria desde la pretérita época fenicia hasta nuestro días, y que es la capital de una provincia con importantes recursos históricos, arqueológicos, marinos, marítimos y oceanográficos, sin dejar de mencionar los recursos marengos, los de la gente de la mar y del rebalaje. Es cierto que se van dando pasos importantes para coordinar y reforzar, con encomiables argumentos e iniciativas, la actividad marítima de la provincia, por ejemplo a través del Clúster Marítimo-Marino de Andalucía, una propuesta para aunar esfuerzos que se define a sí misma como una entidad formada por entidades y empresas innovadoras de distintos subsectores marítimos con una visión común del medio marino. No menor es la importancia que tiene el nuevo impulso que la Diputación Provincial de Málaga está dando a través de la conformación de la Senda Litoral, presentada como la apuesta estrella en defensa del Medio Ambiente y la Sostenibilidad y que aunará la oferta turística, patrimonial y cultural vinculada al mundo marítimo de la provincia.

Pero a pesar de lo dicho, brilla por su ausencia la existencia en la capital -o en cualquier otra ciudad de la provincia-, de un MUSEO DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA MARÍTIMA. En mi opinión, incluso se ponen impedimentos para que los diferentes materiales marino-marítimos y oceanográficos con valor museístico existentes en la provincia, puedan exponerse y explicarse a los ciudadanos malagueños y visitantes, en un espacio apropiado, considerando el volumen del material expositivo y su calidad e interés cultural e histórico. Hacerlo sería dar un paso importante en el reconocimiento de que Málaga es una provincia marítima desde sus orígenes hasta el día de hoy. Que lo siga siendo en el futuro dependerá de nosotros, sus actuales habitantes.

Laboratorio y Museo Acuario Oceanográfico de Málaga, ubicado en el Paseo de la Farola, actualmente ocupado por la Comandancia Naval.

Citaré a título de ejemplo, a sabiendas de que hay otras entidades que conservan y exponen materiales de características museísticas similares o complementarias a los que mencionaré, la colección museística del antiguo Laboratorio Oceanográfico de Málaga –que, a día de hoy, sigue ubicado en Fuengirola a la espera de su definitivo traslado al puerto de Málaga, donde ha finalizado la obra de su nueva sede-, y la colección privada de la familia de Miguel López Mateo, sin olvidar el museo del Aula del Mar, o piezas muy singulares que se muestran en los Astilleros Nereo.

El Laboratorio Oceanográfico de Málaga, cuyo edifico histórico del Paseo de la Farola, actualmente ocupado por la Comandancia Naval, debería ser recuperado para la ciencia, objetivo para el que se construyó antes de la guerra civil española. Contó originalmente con un Museo Oceanográfico situado en su amplia nave central, que pretendía rememorar el grandioso Museo Oceanográfico de Mónaco y que se cerró definitivamente en marzo de 1954 tras diversos avatares que forzaron su desmantelamiento. Fueron miles los malagueños y visitantes que pudieron asomarse a las salas  del museo y contemplar con asombro las variadas especies vivas que se conservaban en su Acuario. Se exponían también multitud de objetos usados en actividades marítimas no necesariamente vinculadas a la ciencia, pero su desmantelamiento hizo que se perdiera una gran cantidad de piezas, así como también el propio catálogo del museo. Para más detalles puede verse el artículo “Ciencia, Oceanografía y Patrimonio” publicado en el Nº 41 de la revista Cuadernos del Rebalaje que edita la Asociación Amigos de la Barca de Jábega que actualmente presido.

Las colecciones que actualmente posee el antiguo Laboratorio Oceanográfico de Málaga, algunas de cuyas piezas pueden verse en el hall y pasillos del Centro Oceanográfico –ubicado en el puerto de Fuengirola-, atesoran colecciones botánicas (herbarios, manuscritos, libros, fotografías), una colección biológica compuesta por gran cantidad de especies de peces e invertebrados  que se han venido incorporando desde el año 1908. Incluye también algunas joyas bibliográficas de siglos pasados y numerosos utensilios y equipos científicos que se emplearon en expediciones científicas llevadas a cabo en todo el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. Muchas de ellas estuvieron dirigidas por el Príncipe Alberto de Mónaco -fundador de la oceanografía moderna que mantuvo una fructífera colaboración con España desde comienzos del siglo XX-, mientras que muchas otras las dirigió Odón de Buen, el insigne Académico de Honor de la AMC que fundo el Instituto Español de Oceanografía y creo el Laboratorio Oceanográfico de Málaga, y que también realizó numerosas campañas y trabajos de investigación científica marina en el mar de Alborán. La mencionada colección incluye equipamiento científico marino significativo de la primera mitad del siglo XX, como  sistemas de muestreo de los fondos marinos, botellas oceanográficas, termómetros de inversión de diferentes épocas, microscopios y lupas, colecciones de productos químicos, y un largo etcétera que pudimos ir recogiendo del almacén del Centro Oceanográfico así como de distintos despachos. Con suma paciencia y dedicación pudimos ir catalogándolo y organizándolo en vitrinas temáticas construidas a tal efecto,  etiquetando todo aquello que pudimos documentar para facilitar su observación y comprensión. Una gran colección que, al menos -por las informaciones que tengo-, no va a trasladarse completa al nuevo Centro Oceanográfico de Málaga por no haber previsto espacio a tal efecto.

Nueva sede del Centro Oceanográfico de Málaga, perteneciente al Instituto Español de Oceanografía, ubicado en el Puerto de Málaga.

La colección que fue realizando con medios propios a lo largo de su vida el malagueño del Bulto, Miguel López Mateo, un marino y buzo que tras años de vida en la mar se quedó en tierra por amor a su mujer, es sencillamente extraordinaria desde el punto de vista histórico, técnico y científico, y digna de poder ser mostrada en público. Antes de su fallecimiento Miguel intentó, por todos los medios, aunar apoyos personales e institucionales. Igual que yo me asombré la primera vez que fui a su casa, le ocurría a todos los que la visitaban,  pero él no pudo llegar a ver realizado su deseado acuerdo para que las piezas, varios cientos, fueran expuestas de forma permanente en Málaga.

Como dice la web creada por su hijo y continuador Dirk López D’hondt:  “Marinero en tierra, decidió recuperar y restaurar todo tipo de piezas navales que había conseguido y comprado desde niño. Todos estos años, su pasión por estar en la mar la calmaba con la pasión de poner en funcionamiento y en su estado original instrumentos navales casi destruidos y todo tipo de barcos… además de recrear en maquetas las embarcaciones, instrumentos, aparejos y sistemas de pesca de aquellos tiempos”. La colección,en la página web, está clasificada en: (1) Artes y utensilios de pesca; (2) Sistemas de cálculo de la velocidad en la mar; (3) Instrumentos de orientación y seguridad; (4) Instrumentos de navegación por medio de los astros; (5) Equipos de inmersión y fondeo; (6) Instrumentos para navegación, propulsión y gobierno; (7) Maquetas; (8) Equipamiento de carpintería de ribera; (9) Instrumentos de dibujo y cálculo para la navegación; (10) Diarios de bitácora, libros y cuadros; (11) Sistemas de posición y seguridad; (12) Aparejos, guarnecidos, accesorios y utensilios de barco; (13) Placas, escudos y escultura. El empeño de Miguel y Dirk López para que se establezca un Museo Marítimo en Málaga coincide con las intenciones de algunas instituciones que les han apoyado, como la Autoridad Portuaria, el Centro Oceanográfico de Málaga, el Aula del Mar, la Asociación de Amigos de la Barca de Jábega, diarios locales, y un largo etc.

La relación entre ambas colecciones históricas citadas aquí es importante. La del Centro Oceanográfico de Málaga es científica y técnica, mientras que la de Miguel López Mateo es mucho más tecnológica, pero incluye elementos de navegación utilizados también en la investigación marina que no existen en aquella colección, por lo que ambas se complementan maravillosamente. Singularmente, la colección de Miguel López tiene una maqueta del buque oceanográfico Xauen, un guardacostas de 40 m de eslora que fue cedido en 1929 por la Armada Española al Instituto Español de Oceanografía (IEO) para realizar las campañas oceanográficas. A pesar de su aspecto característico de un buque de guerra, se le realizaron las modificaciones pertinentes para transformarlo definitivamente en buque oceanográfico. Se le incorporó un laboratorio a popa, detrás de la chimenea, y se le instalaron pescantes y cabestrantes para poder realizar las operaciones de muestreo que las misiones exigían, dejando las cubiertas de babor y estribor, así como la popa, lo más despejadas posibles para poder mover los equipamientos científicos. Su utilización fue prioritaria en la investigación marina del Laboratorio Oceanográfico de Málaga desde 1930 hasta la fecha de su desguace en 1970. El Museo Oceanográfico de Málaga del Instituto Español de Oceanografía (IEO) se establecería en el Paseo de la Farola de Málaga con la creación del Laboratorio Oceanográfico.  Se conforma como Acuario y Museo a partir de 1913 gracias al Académico de Honor de la AMC y profesor Odón de Buen, fundador del IEO.

En éste año 2022 en el que celebramos el 150 Aniversario de la Academia Malagueña de Ciencias -institución que también contó con un importante museo y que hoy ya ha desaparecido-, y que es casi coincidente con la celebración del 110 Aniversario de la fundación del Museo Oceanográfico de Málaga, en el que, además, se inaugurará previsiblemente el nuevo y moderno Centro Oceanográfico ubicado en el puerto de Málaga, creo que es un buen momento para que reivindiquemos ante las autoridades de la ciudad y de la provincia, e incluso a los posibles patronos y mecenas que manifiesten su deseo de cooperar,  que se elija en Málaga un lugar apropiado que reúna todas las piezas de gran valor expositivo que se encuentran dispersos en unos y otros museos de la provincia, o en manos privadas e institucionales, como los citados anteriormente. Es de desear que se ponga en marcha la construcción del Museo Marítimo de Málaga, que incluya aspectos técnicos, oceanográficos, arqueológicos y todas las opciones posibles que ilustren cómo es el mar que nos rodea, cuales son las actividades comerciales, industriales, tecnológicas, científicas y culturales que nos aporta la mar y la oportunidad de vivir junto al mar.

Hay muchas formas de vivir de la mar y con la mar. Vivir en la mar. Vivir junto al mar. Vivir la mar. Pero también hay que enseñar a proteger y conservar la mar, y para ello hay que instruir a la población mostrando los servicios y beneficios que la mar presta a la sociedad. Construir un Museo Marítimo de Málaga no es un mero capricho de unos pocos, es en mi opinión una necesidad que reforzaría la imagen de ciudad cultural que Málaga tiene, e implementaría su valor marítimo. Resulta indiscutible que Málaga es una provincia y una capital eminentemente turística, pero no es menos cierto que desde muchos siglos antes ha sido y sigue siendo una ciudad marinera. Málaga no puede seguir dando la espalda a su realidad marina y marítima, pues siendo parte importante de nuestra historia es también, y será, una pieza clave en el futuro de la ciudad, en el de la provincia y en el de España, contemplada en el escenario europeo.

3 comentarios en “EL MUSEO OCEANOGRÁFICO Y EL MUSEO “MIGUEL LÓPEZ”: ¿GÉRMENES PARA UN MUSEO MARÍTIMO PROVINCIAL?

  1. Magnífica iniciativa, que lógicamente apoyo de forma total y absoluta, de la crear un Museo Marítimo. Si algo me ha enseñado la Historia de Málaga es nuestro vinculación a la mar. Una mar que, como decía Aleixandre, a veces brama y a veces suspira. Y cuando brama ocupa unos terrenos que siempre han sido suyos. Y sí, yo también pienso que el malagueño conoce poco la mar, a pesar de estar tan cerca. Felicidades por el artículo.

    Me gusta

  2. Magnífica iniciativa, que lógicamente apoyo de forma total y absoluta, la de crear un Museo Marítimo. Si algo me ha enseñado la Historia de Málaga es nuestro vinculación a la mar. Una mar que, como decía Aleixandre, a veces brama y a veces suspira. Y cuando brama ocupa unos terrenos que siempre han sido suyos. Y sí, yo también pienso que el malagueño conoce poco la mar, a pesar de estar tan cerca. Felicidades por el artículo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s