ÓRGANOS DE EXPRESIÓN DE LA SOCIEDAD Y LA ACADEMIA MALAGUEÑA DE CIENCIAS

El académico y bibliotecario, Dr. Luis Linares Girela, nos ofrece un recorrido por las publicaciones impresas de la Sociedad/Academia Malagueña de Ciencias a lo largo de sus 150 años de historia. Este artículo sintoniza con el publicado la semana pasada en este mismo Blog, cuya autora es la académica y editora de publicaciones de la Institución, relativo al volumen XXIII del Boletín de la Academia Malagueña de Ciencias. Este artículo precede a su vez, al que publicaremos la próxima semana que versará sobre los nuevos medios digitales de expresión y divulgación de la AMC. Surge esta iniciativa en los últimos años del siglo XXI aprovechando las oportunidades que ofrece el uso de internet y sus plataformas digitales que, además del sitio web oficial -con ediciones en youtube-, incluye el Blog -con su síntesis impresa “A Ciencia Cierta” correspondiente a cada curso académico-, y algunas redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram.

Luis Linares Girela

Academia Malagueña de Ciencias

Desde sus primeros años, la Academia Malagueña de Ciencias (AMC) mostró siempre interés en disponer de una publicación que fuese portavoz de sus actividades y un medio donde sus miembros pudieran expresar sus opiniones, divulgando así diversos aspectos de interés menos conocidos del mundo científico.

Revista de Málaga (1874-1877). Fue el primer intento de lograr estos objetivos, aunque no siempre lo consiguiera, sobre todo en sus primeros números. En su cabecera siempre constó que se trataba del “Órgano de la Sociedad de Ciencias Físicas y Naturales”. Díaz Escobar indica que empezó a publicarse semanalmente, en septiembre de 1874, aunque en nuestro fondo bibliográfico faltan los ejemplares anteriores a abril de 1876. A partir de 1876 empezó a incluir artículos de mayor interés, incluyendo la transcripción de algunas conferencias de miembros de la SMC (Manuel Casado, Dionisio Roca, Cesáreo Martínez, etc.). El último número publicado, o al menos el último que se conserva en nuestro fondo bibliográfico, es el de 15/1/1877.

Andalucía Científica (1903-1904). Fue otro intento de disponer de un órgano de expresiónen la SMC. Su vida fue muy efímera, pues apareció el 15/1/1903 y dejó de publicarse después el número 27, el 15/2/1904. Intentó ser un medio para divulgar las ideas regeneracionistas en el entramado socioeconómico de la Málaga de principio del siglo XX, tratando de favorecer la divulgación de científica. La mayor parte de los artículos publicados estuvieron relacionados con la agricultura malagueña, la salud pública y las industrias andaluzas. Los números publicados (que se conservan en el fondo bibliográfico de la SMC), fueron analizados por los investigadores Ramos, Castellanos y Carrillo en un espléndido artículo de la revista DYNAMIS (1985), reeditado en facsímil por la AMC en 2014.

Boletín de la Sociedad Malagueña de Ciencias Físicas y Naturales. II Época (1910-1912). Con esta denominación permaneció hasta enero de 1911, en que pasó a llamarse Boletín de la Sociedad Malagueña de Ciencias al cambiar de denominación la propia Sociedad. El contenido de este nuevo órgano de expresión responde de una manera más precisa a lo que puede considerarse como tal, ya que su contenido bibliográfico se dedicó a la reproducción de conferencias pronunciadas en la propia Sociedad, notas de interés sobre ésta o artículos de los socios. Incluía siempre datos climatológicos de la estación meteorológica de Málaga. Se publicaba mensualmente. En nuestro fondo bibliográfico se conservan, encuadernados en un volumen, los números publicados entre enero de 1910 y septiembre de 1912.

Boletín de la Sociedad Malagueña de Ciencias. III Época (1916-1920). Sólo conocemos tres números de este boletín de la tercera época, publicados respectivamente los años 1916, 1919 y 1920. El único ejemplar del número del año 1919 se localizó en la Biblioteca Universitaria de León, donde se nos permitió digitalizarlo  para incorporarlo a nuestro fondo bibliográfico. El contenido de los tres boletines de esta tercera época es muy dispar: el nº1 (1916) incluye una reseña histórica de la SMC, referencia a las actividades realizadas, reproducción de conferencias celebradas en 1916 y una relación de socios; el nº2 (1919) está dedicado en su mayor parte a la primera entrega del estudio de M. Such sobre la caverna del Hoyo de la Mina y al homenaje a Eduardo J. Navarro; el nº 3 (1920) incluye la segunda entrega del trabajo de M. Such y el texto de otra conferencia.

Anales de la Sociedad Malagueña de Ciencias (1939-1943). Sólo existe un volumen que incluye una breve reseña histórica de la SMC y una exhaustiva relación de socios (numerarios y concurrentes). La mayor parte de su contenido se refiere a la transcripción de conferencias o resúmenes de las celebradas durante esos años en el seno de la SMC. Como detalle curioso merece la pena mencionar que incluye, (al principio y al final del único número editado de estos Anales) casi una treintena de encartes publicitarios y una relación de socios “caídos por patria”. En el acta de la junta directiva celebrada el 15/5/1944 hay constancia de que se editaron 600 ejemplares de estos Anales.

Boletín de la Sociedad Malagueña de Ciencia. VII Época (1991-2000). Se publicaron cuatro números de este Boletín correspondientes a la que se ha denominado “séptima época”, a lo largo de los años 1991, 1993, 1995 y 2000. En el primero de éstos queda recogida la intención de que, en esta etapa, se publiquen trabajos de “estudio, fomento y divulgación” de los temas que son propios de la SMC. El nº3 (1995) fue un monográfico dedicado al “Informe sobre la sequía y la gestión de los recursos hídricos de la provincia de Málaga” redactado por un grupo de socios especialistas en la materia, con motivo de los problemas causados por el déficit de precipitaciones que sufrió nuestra región en los primeros años de esa década. En el nº 4 (año 2000), además del contenido habitual, se inicia la costumbre de recoger los preceptivos discursos de ingreso de los nuevos miembros que se incorporan a la SMC.

Boletín de la Academia Malagueña de Ciencias. VII Época (2003-Actualidad). La transformación de nuestra Corporación en Academia también supuso la nueva denominación de nuestro órgano de expresión y el inicio de una época en la que se adoptó un nuevo y más moderno formato, aunque para no romper la continuidad con el periodo precedente se mantiene la referencia a la VII época y la sucesión en la numeración de los nuevos volúmenes. En esta nueva etapa se ha creado la figura de Editora, que lleva ya más de 20 años desempeñando con total eficiencia la académica Blanca Diaz Garreta. Se mantiene el tradicional contenido de reseñas de actividades corporativas, informes y memorias de la Academia, conferencias,  discursos de ingreso, etc. Desde 2003 se mantiene una rigurosa periodicidad anual en la publicación, habiéndose editado ya, en diciembre de 2021, el volumen XXIII con el nuevo formato. También se ha alojado el boletín en el portal de internet Dialnet permitiendo una mayor difusión del mismo y un mayor protagonismo de nuestra propia Corporación.

6 comentarios en “ÓRGANOS DE EXPRESIÓN DE LA SOCIEDAD Y LA ACADEMIA MALAGUEÑA DE CIENCIAS

  1. Concienzudo repaso el que haces Luis, de las diferentes publicaciones que han servido de órgano de expresión a la Sociedad y ahora Academia Malagueña de Ciencias.
    De sus fases en ausencia a la periodicidad editora en las fases de presencia, se podría hacer un trabajo interesante de los modelos de actividad de la Sociedad/Academia a lo largo de su historia y que seguro que refleja la evolución de la sociedad en que se mueve y rodea y por tanto la de sus miembros como exponentes de la misma.
    En la situación actual en que las ediciones impresas menguan, cada día, debe ser un reto y un objetivo claro mantener nuestro Boletín en papel, por supuesto manteniendo e incrementando las ediciones digitales, que son las que proporcionalmente nos dan mayor visibilidad.
    Enhorabuena, Luis!!!

    Me gusta

  2. Gracias Luis, por poner en manos de todos nosotros el resumen de una historia de vaivenes de la Sociedad/Academia Malagueña de Ciencias a través de sus publicaciones oficiales y de cómo ha tenido a gala mantener una publicación periódica sobre sus actividades y sobre los temas que son de interés para la sociedad malagueña. Enhorabuena por tu trabajo de bibliotecario y conservador de la historia escrita de la Academia.

    Me gusta

  3. Brillante y rigurosa aportación histórica, en el inicio del ciento cincuenta aniversario de la Sociedad/Academia Malagueña de Ciencias, con el testimonio de las muy distintas coyunturas que la han afectado y con el significativo dato de la afortunada incorporación de las ediciones del segundo periodo de la VII Época a la proyección telemática del prestigioso Portal de Internet DIALNET.

    Me gusta

  4. Una magnífica síntesis del esfuerzo que ha realizado la AMC desde su fundación para sacar de los cenáculos el conocimiento científico que estaba en manos de unos pocos. La Ciencia siempre fue materia de algunas élites, pero gracias a este esfuerzo editorial la Academia Malagueña de Ciencias se propuso desde sus inicios, divulgar el conocimiento científico y dejar patente el trabajo realizado en las bibliotecas públicas. Observar el trabajo que esta actividad ha generado permite valorar el esfuerzo que se ha realizado con los pocos medios que dispusieron los académicos de cada época, máxime con las dificultades para publicar que supondría la redacción (tipografía) y la preparación de las ediciones; algo que hoy en día ha cambiado de forma radical aunque no menos esforzada, pues la informática y los medios digitales lo han revolucionado todo.

    En fin, Dr. Linares, un trabajo muy interesante y meritorio que se lee con agrado y que ilustra el tesón con el que los académicos de todo tiempo han acometido su propio compromiso altruista con la sociedad y la corporación. Tu función como académico y bibliotecario conservador del importante volumen de material que llena los anaqueles de la biblioteca, pone de manifiesto que ese compromiso que cada cual contrae con la Institución sigue tan vivo como el que adquirieron nuestros antecesores en la AMC y que tanto crédito y prestigio le ha otorgado. Felicidades por tu trabajo.

    Me gusta

  5. Gracias Luís por esta visita a las publicaciones de la AMC a lo largo de su historia, una lectura muy entretenida, que descubre los esfuerzos de los Académicos a lo largo de la historia de la Academia para la difusión de los conocimientos científicos. Un gran trabajo

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s