LA CIENCIA EN FEMENINO

Encarnación Fontao Rey

Academia Malagueña de Ciencias

Un año más nos disponemos a celebrar, el 11 de Febrero, el “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia” para reconocer así el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología. Una jornada anual instaurada por la Asamblea General de la ONU el 22 de diciembre de 2015. Sin embargo, a pesar de los logros conseguidos en los últimos años, las desigualdades de género siguen siendo una realidad ineluctable que está muy presente en el mundo en general y en  el ámbito científico en particular.

En determinadas áreas del conocimiento como la ingeniería, matemáticas, física y tecnologías de última generación, la presencia de las mujeres sigue siendo minoritaria, áreas que son clave para el progreso de la humanidad y que tendrán una importancia capital en las próximas décadas. Es crucial que las mujeres no corran el riesgo de quedar excluidas de esta dinámica imparable, para lo cual es necesario que la sociedad tome en consideración el inmenso potencial que ellas representan en la ciencia y la tecnología.  

Las cifras en el contexto académico no dejan lugar a dudas. En el curso 2019/2020, en las universidades españolas las mujeres se concentran en el ámbito de la educación, salud y ciencias sociales en un 79.9%, mientras que los hombres lo hacen en ingeniería, construcción con un 71% y en informática un 86,6%. Los ámbitos de mayor equidad son los negocios, administración, derecho y veterinaria, según datos publicados por el Ministerio de Universidades.

De los alumnos matriculados en Masters el 55,6% son mujeres y las cifras se igualan en la realización del doctorado. Estos datos deberían predecir la participación de las mujeres en puestos de máximo nivel de responsabilidad y toma de decisiones, tanto en universidades como en centros de investigación. Pero la realidad es bien distinta. Las cifras cambian considerablemente cuando se trata de personal investigador en las universidades públicas o en las privadas. En estas últimas, la presencia de las mujeres desciende de manera notable, suponiendo  el 47% en ciencias sociales y humanidades, el 44% en ciencias médicas y el 28% en ingenierías y tecnologías,  siendo destacable la cifra en el área de matemáticas aplicadas, o geometría y tipología, donde las mujeres catedráticas no llegan al 5% y las profesoras titulares de universidad no superan el 36%.

Margarita Salas, miembro de la Academia Malagueña de Ciencias, es un verdadero icono de la ciencia en España y un referente para la humanidad.

Las mujeres y las niñas constituyen la mitad de la población mundial y por consiguiente la mitad de su potencial, haciéndose por tanto imprescindible conseguir la igualdad de género para lograr sociedades más justas con pleno potencial humano y desarrollarse así de forma sostenible. La Organización de Naciones Unidas, desde su creación ha ido fomentando la igualdad sin discriminación de género. En 1946 fundó la Comisión de la Condición Jurídica de la Mujer como principal organismo internacional para la creación de políticas dedicadas exclusivamente a la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Políticas que han ido avanzando también como consecuencia de movimientos ciudadanos, considerándose hoy imprescindibles y que forman parte de las leyes de la mayoría de los países del mundo. Pero la igualdad legal no se ha visto acompañada en la práctica de la igualdad real, como consecuencia de la dificultad de vencer los estereotipos establecidos por razones de género así como por las normas y prácticas sociales.

Cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas decide crear la jornada anual internacional de la mujer y la niña en la ciencia, lo hace desde la convicción de la importancia que tiene poder contar con su participación igualitaria en la toma de decisiones y en la propia economía. Ello contribuirá decisivamente al objetivo de conseguir un desarrollo sostenible, reconociendo así el papel fundamental que desempeñan en la actividad de las comunidades científicas y tecnológicas, donde su participación debería ser reforzada.

Se hace necesario pues la participación en esta celebración anual de todos los estados miembros, de las organizaciones públicas y privadas del mundo académico y de toda la sociedad. Es de máxima prioridad el fomento de las actividades de educación y sensibilización a fin de promover la participación plena -y en condiciones de igualdad- de las mujeres y las niñas en la educación, estableciendo políticas activas y planes de estudio en el campo de la ciencia -con aularios adecuados para la docencia teórica e instalaciones para el desarrollo de prácticas-, incluidos programas escolares para alentar una mayor participación de las mujeres y las niñas en las ciencia y reconocer sus logros.

Se trata además de eliminar el llamado “efecto Matilda”, prejuicio instalado en nuestra sociedad en contra del reconocimiento de los logros de las mujeres científicas, cuyo trabajo se atribuye a sus colegas masculinos. El análisis de más de 1000 publicaciones científicas entre 1991 y 2005 pone de manifiesto que los científicos varones citan más a menudo las publicaciones de autores masculinos que las realizadas por autoras femeninas. El “efecto Matilda” está relacionado con el “efecto Mateo” aplicado a la ciencia, según el cual un científico eminente obtiene mayor crédito frente al que consigue otro investigador menos conocido, lo que se traduce en mayor facilidad para acceder a fondos económicos para así continuar con su actividad científica y la de su grupo de investigación. De esta manera, un científico acreditado tendrá siempre la capacidad de acometer proyectos de mayor envergadura que requieren importantes inversiones, cosa que resultará prácticamente imposible a un científico de menor prestigio por muy competente que éste sea.

Se ha constatado que los medios de comunicación de masas piden a los científicos varones mayor participación que a sus compañeras científicas, y obtienen un mayor número de premios, a pesar de alcanzar logros similares. Baste analizar la concesión de los 876 premios Nobel, de los cuales solamente 58  han sido otorgados a mujeres, de los cuales dos han sido de economía, cuatro de Física, siete de química y doce de medicina, siendo el resto concedidos en literatura y paz. La primera mujer en conseguir un premio Nobel fue María Salomea Sklodoswka en 1903 que obtiene el galardón en la especialidad de Física, otorgado conjuntamente con su marido, y posteriormente el de química en solitario en 1911, si bien siempre ha sido conocida no por su apellido sino por el de su esposo, Madame Curie.

La celebración del día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia trata de dar a conocer la situación real que no solo se produce en países en vías de desarrollo sino que alcanza también a los países desarrollados. Desde numerosas instituciones científicas y universidades se organizan actos públicos para analizar esta realidad. Pero esto no basta, la sociedad ha de concienciarse de que no puede perder la mitad del talento, razón por la cual se hacen necesarias políticas educativas desde la infancia, la educación primaria y secundaria, que fomenten la participación de las niñas en las áreas de ciencias, involucrándose padres y educadores para romper estereotipos.

A través de la ciencia podemos comprender el mundo que nos rodea y la infancia es el momento el momento idóneo para descubrir sin entender de géneros, ya que los estereotipos empiezan a fijarse a partir de los seis años.  Fomentar e impulsar la vocación científica entre las más jóvenes ha de convertirse en una misión prioritaria, no solo transmitiendo información sino haciéndoles participar en el proceso para alcanzarla, enseñarles a pensar como científicos.

Se hace igualmente necesario reconsiderar la imagen que están recibiendo los escolares de los científicos. Por ejemplo, en los libros de texto las referencias científicas son mayoritariamente masculinas, lo que despierta en las niñas muy poco interés por la materia. Sirva esto para comprender la razón por la cual han empezado a surgir diversas iniciativas desde distintas universidades e instituciones de investigación científica o parques tecnológicos, para poner en valor el trabajo y la imagen de las mujeres en la ciencia.

Desde la Universidad de Málaga un grupo de mujeres científicas han creado el proyecto “COMO TÚ”, diseñado y realizado enteramente por mujeres, que pretende que las propias científicas y tecnólogas sean referentes e inspiradoras de vocaciones científicas y tecnológicas entre los niños y las niñas desde los primeros cursos escolares hasta la universidad. Con ello se pretende que las niñas puedan visibilizar de forma directa el papel de cada investigadora en su área de conocimiento y de esa manera comprendan mejor que hay una posibilidad real de orientar su futuro en esas disciplinas, interiorizando el papel que desempeña la mujer en estas áreas estratégicas como algo habitual. Conseguir la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas es una tarea que compete a toda la sociedad, y esta meta contribuirá a su propio progreso, ofreciendo así la oportunidad de disfrutar de un mundo más justo y sostenible.

Un comentario en “LA CIENCIA EN FEMENINO

  1. Desde la Ciencia, con su referente de la ´bata blanca´, a la artesanía jurídica de la toga -que solo permite observar el color blanco, en las elaborados pespuntes en el borde de las mangas- constatar que, el determinismo numérico de las jueces, permite apreciar, sensibles mejoras en la adecuación de la práctica jurisdiccional a los principios y valores que deben predeterminar el Sistema Jurídico y contribuye a corregir enquistados desajustes institucionales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s