LA HUELLA ESPAÑOLA DE BERNARDO DE GÁLVEZ EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

Manuel Olmedo Checa
Academia Malagueña de Ciencias

Tras la guerra de los Siete Años el inmenso territorio de Louisiana pasó a ser una provincia de España. Bernardo de Gálvez, que entre 1777 y 1781 fue su gobernador, logró decisivas victorias contra los ingleses en el Misisipi y en Mobile, y sobre todo el 9 de mayo de 1781 en Pensacola.

Apenas hace unos días se han cumplido 240 años de la gloriosa defensa de San Luis de Illinois por Fernando de Leyva, capitán del regimiento fijo de Louisiana, cuyo coronel era Gálvez. El 26 de mayo de 1780, al mando de apenas 300 hombres, de los que solamente unos 30 eran soldados profesionales, el capitán Leyba, aunque se encontraba gravemente enfermo, resistió victorioso el embate de casi 800 atacantes británicos, de ellos cerca de 600 indios. En enero, Leyba había sido ascendido a teniente coronel, pero no llegó a conocer la noticia porque falleció poco después de su hazaña. La mayor conocedora de este episodio es Kristine Sjostrom, a la que agradecemos su ayuda para escribir estas líneas.

5 BERNARDO DE GÁLVEZ
Placa conmemorativa de la conquista de Baton Rouge, el 21 de septiembre de 1779, por las tropas españolas comandadas por Bernardo de Gálvez siendo Gobernador de Louisiana.

Seis meses más tarde Francisco Cruzat, sucesor de Leyba, organizó una expedición, que puso al mando del capitán Pourré, con el objetivo de atacar un importante baluarte inglés situado cerca de la orilla sur del lago Michigan, y próximo al lugar en el que después se levantaría Chicago. Al mando de 65 hombres de las Milicias de Illinois y medio centenar de indios aliados, Pourré partió de San Luis el 2 de enero de 1781, y tras navegar en canoas por los ríos Illinois y Kankakee a lo largo de 300 km, y caminar sobre la nieve otros 350, alcanzaron el fuerte San José, que conquistaron por sorpresa a los británicos.

Allí, el 12 de febrero, izaron la bandera de España y al día siguiente, tras destruir la fortificación, iniciaron el regreso a San Luis, a donde llegaron sin pérdidas el 6 de marzo. Puede imaginarse lo que tuvo que ser aquella marcha de casi 1400 km durante 63 días, en pleno invierno. Hoy en día Niles, pequeña ciudad de Míchigan, ocupa el lugar en el que estuvo el fuerte San José, la tierra más septentrional que alcanzaron los españoles en el territorio continental americano, situada a 41º 49´de latitud Norte. Gracias a Christina Arsenau, directora del Niles History Center, podemos publicar la placa que recuerda la victoria lograda en San José, investigada por Michael S. Nassaney, director del Fort St. Joseph Archaeological Project.

Pero hubo otras incursiones que alcanzaron tierras más septentrionales y remotas, como la que llegó a la isla Unalaska, en las Aleutianas, situada a 53o 53´. Allí arribó el 5 de agosto de 1788 el marino español Esteban José Martínez al mando de la fragata Princesa, tras costear el litoral occidental de Norteamérica. Había zarpado en marzo del puerto de San Blas, en el actual México, al que regresó en diciembre. Navegó pues algo más de 7000 millas náuticas en 10 meses. Este larguísimo periplo permitió que, tras posteriores expediciones al mando del propio Martínez, de Eliza y de Bodega, España fundara en 1789 el principal de sus establecimientos: San Miguel de Nutka, en el que se construyeron un fuerte, viviendas y un hospital. Aquellas remotas tierras, jalonadas con muchos nombres españoles, pertenecen hoy a Estados Unidos y Canadá.

Pero volvamos a Don Bernardo. Louisiana es un inmenso territorio vertebrado por el río Misisipi. Con una longitud de 3700 km –6300 si se incluye el Missouri– constituye hoy la columna vertebral de tercio central de Norteamérica. La superficie de la parte española de Louisiana era de unos 800.000 km2. A su capital, Nueva Orleans, llegó Bernardo de Gálvez llegó como gobernador el día 1 de enero de 1777, y cumpliendo las órdenes de la Corona, puso todo su empeño en facilitar toda la ayuda posible a los colonos norteamericanos, que tras declarar su Independencia el 4 de julio de 1776 luchaban contra la tiranía británica.

Como el inmenso territorio de Louisiana estaba prácticamente despoblado, España inició un proceso de repoblación, y para ello envió desde Canarias a más de 4000 personas, que malvivían en las islas en medio de una auténtica miseria. Matías de Gálvez, padre de Bernardo, destinado en Tenerife, recibió el encargo del ministro de Indias –su hermano José– de organizar esta masiva emigración, que supuso una gran oportunidad para los “isleños”, como hoy se conoce a sus descendientes.

Placas_01
Placas conmemorativas de la fundación de las ciudades de Galveztown, por colonos canarios conocidos como “islenos” en USA, y New Iberia, por colonos malagueños.

Esta emigración motivó la necesidad de crear nuevos pueblos en las proximidades de Nueva Orleans, tarea que organizó Bernardo de Gálvez. En su recuerdo una de las “parroquias”–en Luisiana se les llama así a lo que en España son provincias– lleva el nombre de San Bernardo, y en su origen fue una población. Barataria, otra de ellas, es hoy una pequeña ciudad con unos 1000 habitantes. También se fundó Valenzuela, pero pronto hubo de ser abandonado por sufrir frecuentes inundaciones del cercano Misisipi. El nombre de Feliciana –esposa de Bernardo– lo llevan hoy dos parroquias, creadas posteriormente. De Galveztown poco hay que decir: la fundaron unos colonos ingleses en terrenos que Gálvez les concedió, y en agradecimiento sus habitantes le pusieron el nombre de su benefactor. Su existencia fue muy breve. Problemas varios provocaron su decadencia, y al comenzar el siglo XIX los pocos habitantes que quedaban emigraron a Baton Rouge, hoy capital de Louisiana.

Por último: Nueva Iberia, fundada el año 1779 con 16 familias procedentes de varios pueblos malagueños, y que sumaban unas 100 personas. Hoy está hermanada con Alhaurín de la Torre y con Fuengirola, dos pueblos malagueños.

Queda citar sin embargo una ciudad más: Galveston, con “s” y sin “w”. Se sitúa en la costa de Texas, que estaba prácticamente desierta cuando en 1785 fue explorada por el marino Joseph de Evia, cumpliendo las órdenes de Bernardo de Gálvez, entonces virrey de Nueva España. En su homenaje Evia bautizó con el nombre de Galveston una gran bahía, cuyo plano se guarda en Centro Geográfico del Ejército. Hoy la ciudad de Galveston es el gran puerto de Houston, la más importante población de Texas. Tres siglos de presencia de España en Norteamérica han dejado multitud de huellas imposibles de borrar.

*Imagen de cabecera: Ataque a San Luis . Mural en el Capitolio de Missouri.

 

Un comentario en “LA HUELLA ESPAÑOLA DE BERNARDO DE GÁLVEZ EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s