Mirando a la Ciencia con un visión integradora

Ignacio Núñez de Castro
Academia Malagueña de Ciencias

El pasado día 7 de Junio tuvimos la oportunidad de oír una Conferencia distinta, que yo llamaría impactante y hasta provocadora en el buen sentido de la palabra. Nuestro Académico de Honor Juan Manuel Pascual, convocado por el Diario SUR y la Fundación UNICAJA, desde una madurez, poco frecuente en un científico joven, se atrevió a desmitificar la genocracia actual en la investigación médica y titular su profunda charla nada menos con estas palabras: “¿Somos algo más que un montón de moléculas?”.

La Biología Molecular, cuyo punto de partida podemos ponerlo en el 25 de Abril de 1953, con el artículo de Watson y Crick (Nature, 1971, 737-738) sobre la estructura en doble hélice del ácido ribonucleico, ha tenido una acelerada y vertiginosa expansión. Se sucedieron inmediatamente los descubrimientos de la reduplicación semiconservativa del DNA, el desciframiento del código genético (Khorana, Nierenberg y Ochoa), las endonucleasas de restricción y el método enzimático de secuenciación propuesto por F. Sanger. Podemos decir que el artículo de Watson y Crick ha sido una de las hipótesis más fecundas de la ciencia en los últimos años, entrando la Biología en la Big Science. Este entusiasmo llevó a Renato Dulbecco a proponer en 1986 en un editorial de Science (231, 1055-56) la secuenciación del genoma humano, como el medio más eficaz para el conocimiento de la transformación neoplásica, convencido de que la aventura llevaría consigo “un progreso crucial para la fisiología y patología humanas”. En un tiempo record se publicaba, en el año 2003, la primera secuencia completa del genoma humano, llevada a cabo por los equipos de Francis Collins y Craig Venter; desde entonces no han dejado de crecer exponencialmente en los bancos de datos las secuencias de innumerables seres vivos. IMG-20190607-WA0023

En el inconsciente colectivo de los investigadores de las ciencias bio-médicas aún resuenan las palabras de Dulbecco: “La secuencia del DNA es la realidad de nuestra especie, ya que todo lo que acontece en el mundo depende de estas secuencias”. Sin embargo, muy anteriormente Conrad Waddigton, autor citado en la Conferencia por el Prof. Pascual había propuesto: “al igual que los físicos en su campo tan preciso, los biólogos han de emplear simultáneamente ambos enfoques, el atomista y el continuo”. Traduciendo en Biología diríamos: hay que tener siempre presentes el análisis y la síntesis. La tentación analítica, reduccionista ha sido una constante en toda la historia de la Biología. En el momento actual, la tentación es la reducción del organismo a los genes y consecuentemente el enfoque de toda la patología médica desde la Genética. El ideal que se ha transmitido al gran público es encontrar el gen o los genes responsables de cualquier enfermedad; así modificando ese gen llegaríamos a la salud completa del organismo.

El Prof. Pascual durante su amena y verdaderamente profunda y muy documentada charla fue desmontando los mitos y dogmas de la Biología Molecular. Ciertamente fue magistral por la claridad en la explicación de conceptos tan complejos como la “top-down causation”. No existe un determinismo genético; los genes no constituyen el comienzo de toda la cadena de eventos que acontecen en un organismo vivo. Al contrario, debemos prestar la atención primera al organismo, después a los diferentes órganos, tejidos y células en continuo metabolismo, regido por las proteínas, que a su vez regulan la expresión génica. El dogma central: un genuna proteínauna función, -aunque se haya corrido y se afirme: un genvarias proteínasmúltiples funciones, seguirá permaneciendo en un reduccionismo analista, sin penetrar en el verdadero sentido de la vida total del organismo, que es el que, desde el punto de vista patológico, sufre el trastorno o la enfermedad.  IMG-20190607-WA0024

En terminología kuhniana la presentación de la Conferencia del Dr. Pascual, ilustrada con muchos ejemplos, muy claros y convincentes, a mi juicio, constituye un verdadero cambio de paradigma. Ya decía Thomas S. Kuhn que los paradigmas no son conmensurables, el avance en el conocimiento, por tanto, no es gradualista ni reformista, sino revolucionario. Estamos ante una nueva visión integral en la que la “medicina de la evidencia”, con todo su soporte tecnológico, si quiere ser eficaz en el futuro, no puede prescindir del organismo que tiene delante y debería variar su enfoque analista y reduccionista actual. No podemos olvidar que, en el caso de la Medicina el organismo que tiene delante el profesional sanitario al tomar sus decisiones es una persona humana.

El Dr. Pascual con gran énfasis y entusiasmo comunicó al público asistente su preocupación humanista. En una de las muchas entrevistas, que se le han hecho, ha afirmado que en sus ratos libres, cuando puede, se dedica a estudiar Filosofía de la Ciencia. Me atrevo a afirmar que pertenece a esa tradición de la medicina humanista española que se remonta al Medioevo con las figuras de Averroes, Maimónides, Arnaldo de Villanova, después con Andrés de Laguna, Huarte de San Juan y modernamente Cajal, Marañón, Laín Entralgo, Rof Carballo, Rafael Vara, Diego Gracia, Vallejo Nájera y un largo etcétera.

También Conrad Waddington introdujo en la Biología actual la epigenética, término tomado de Aristóteles, pero con otro sentido al que podíamos llamar información generada en el tiempo, o si se quiere información epigenética. No toda la información de un organismo está exclusivamente en la cadena lineal del DNA, sino que va emergiendo de la complejidad en momentos determinados del proceso que es todo individuo. Un información no lineal ha de ser postulada para explicar fenómenos tan sencillos como son diferenciación celular, la desdiferenciación celular y por consiguiente todo el desarrollo ontogenético e incluso la misma vejez.

No podemos negar, ni el mismo conferenciante lo negó, los avances que ha supuesto el conocimiento del genoma y la repercusión que pueda tener en la curación de enfermedades monogénicas, pero ese no es el problema. Con una visión integradora la investigación bio-médica ha de enfocarse hacia la comprensión del organismo que es el sujeto humano paciente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s