Marjorie Grice-Hutchinson: una científica británica enamorada de Málaga.

Susana Blázquez Diéguez
Académica de la Academia Malagueña de Ciencias

Historiadora del pensamiento económico español. Economista e hispanista británica. Filántropa y comprometida socialmente, destacó por sus inquietudes intelectuales. Enamorada de Málaga, vivió fuertemente vinculada a la ciudad y su provincia durante largos años. Una personalidad arrolladora que merece ser mejor conocida.

Me gustaría invitarles a que conocieran mejor a Marjorie Grice-Hutchinson, para aquellas personas que aún no la conozcan suficientemente, una ilustre británica cuya personalidad y arraigo en la ciudad de Málaga son dignas de ser recordadas. Yo la descubrí a través de la lectura de un libro titulado “Un cortijo en Málaga” (1) que un amigo tuvo el acierto de regalarme con la recomendación de que observara a través de su lectura, la forma tan amena y curiosa que describía la autora su vida en su cortijo de Santa Isabel en Málaga durante los años 50.

La mera lectura de su biografía de sintetizada en la solapa del libro, me llevo inmediatamente a interesarme por su persona y su obra. Descubrí inmediatamente una personalidad deslumbrante, destacando de modo muy singular dentro del ámbito universitario, especialmente en los estudios de Historia Económica materia en la que es un referente internacional. Pero es importante señalar que siendo una mujer nacida a principios de 1900 y reuniendo en su persona tantos méritos y reconocimientos científicos y académicos, y tras haber puesto de manifiesto en su país natal su inmenso cariño por nuestra ciudad, creo sinceramente que es una gran desconocida para muchos malagueños.

Portada-libroMarjorie Grice-Hutchinson nació en Eastbourne (Reino Unido) el 26 de mayo de 1909, hija de un abogado londinense que se instaló cerca de Málaga a finales de los años veinte. Durante su infancia vivió y viajó por diversos países de Europa, circunstancia que, en gran medida, le permitió desarrollar una clara inquietud cultural y una forma singular de observar el mundo algo distante del estereotipo anglosajón. En 1924 su padre se traslada a Madrid por razones de trabajo, desplazándose con él la familia al completo. A finales de los años 20 compra una finca en Churriana donde vive hasta su fallecimiento en el año 1959. Marjorie, entre tanto, comienza a trabajar en el Foerign Office, cursa estudios en Londres, trabaja en el King´s College y en el Birbeck College, finaliza sus estudios en la London School of Economics y da comienzo su época de investigadora en el Reino Unido. En 1951 se casa con el Barón Ulrich von Schlippenbach y se traslada a España para instalarse en el cortijo de Santa Isabel, en San Julián, muy cerca del aeropuerto de Málaga. Esta decisión imprime un cambio radical en su vida, por lo que se ve obligada a dejar la dirección del Departamento de Español del Birbeck College de Londres para poder venir a vivir a Málaga.

Me gustaría destacar su forma tan entretenida de describir la Málaga de los años 50, pues no solamente describe su vida en el cortijo y la de la gente del lugar, sino que en aquellos años en los que viajar era complicado por las malas comunicaciones, ella y su marido realizan visitas a los pueblos de la provincia, y también son frecuentes a Málaga capital, describiendo de forma muy amena todas las vivencias que tuvieron a lo largo de estos viajes, demostrando tener una inmensa capacidad de observación. El libro, que originalmente fue escrito y publicado en Inglaterra (“Málaga Farm”, 1956), está dirigido principalmente a sus compatriotas ingleses, aspecto que es particularmente notable en algunos pasajes dadas las singulares apreciaciones que describe de cuanto le rodea, aunque siempre habla admirablemente bien de los malagueños y de sus costumbres, ya que fue una declarada enamorada de Málaga.

Pero no es por este libro o por el estudio que publicó con la historia del Cementerio Inglés de Málaga(2) por lo que me pareció interesante escribir sobre la autora, sino por el hecho de que una mujer que decidió venir a vivir a un cortijo en Málaga con su marido en los años 50, y teniendo en cuenta las dificultades de las comunicaciones de la época, logró desarrollar un brillante Curriculum vitae como economista e investigadora. Si bien es cierto que Málaga era una ciudad, que para aquella época, contaba con importantes infraestructuras de comunicación, pues ya desde 1865 disponía de línea de ferrocarril Málaga-Córdoba y desde 1946 de un aeropuerto en el que operan compañías civiles con tráfico nacional e internacional, la comunicaciones por carretera no eran tan buenas debido a las dificultades que derivan de su orografía. Es admirable pensar en las dificultades que debió de superar para acceder a los documentos necesarios para poder llevar a cabo su tesis doctoral, y sus estudios de investigación, lo que lleva a pensar en su inmensa capacidad de trabajo y su solidez intelectual. Pero, además sorprende por las múltiples actividades que desarrolla en el cortijo, entre las que destaca la creación de una escuela para los niños de la zona, así como otras muchas actividades de carácter social. 1364901876_0

Destaca como historiadora del pensamiento económico especializada en la Escuela de Salamanca y en el pensamiento económico medieval. Ha publicado múltiples obras y estudios sobre economía en lengua inglesa y española. Fue Profesora-colaboradora de la Universidad malagueña, habiendo recibido numerosos homenajes y reconocimientos: miembro de la Orden del Imperio Británico (1975), Doctor honoris causa por la Universidad de Málaga (1989) y Doctor honoris causa por la Complutense de Madrid (1994). Asimismo, en 1959 le fue otorgada la cinta de Dama de la Orden del Mérito Civil española, fue Miembro de honor de la Sociedad de Historia de la Economía de los Estados Unidos (1994) y Miembro honorario de la Asociación Europea de Historia del Pensamiento Económico (2001). Recibió el premio “Castilla y León” de Ciencias Sociales en 1997. Y por su amor a Málaga fue declarada “Hija Predilecta de Málaga”. Además, fue activa colaboradora de la Sociedad Económica de Amigos del País, en la que ostentó el cargo de Secretaria General. Participó en el patronato del Cementerio Inglés de Málaga, y perteneció a la Sociedad Protectora de Animales, a la Sociedad Filarmónica, al Jardín Botánico de La Concepción y a la Asociación Arqueológica de Churriana, entre otras instituciones.

En 1984 dona a la Universidad de Málaga la finca familiar de San Julián que en la actualidad constituye el Centro de Experimentación Grice-Hutchinson y que se considera una sede complementaria al Jardín Botánico de la UMA.

Marjorie Grice-Hutchinson falleció en el año 2003. Sus cenizas reposan en el Cementerio Inglés de Málaga al que tanto cuidado dedicó en los últimos años de su vida.

(1) Un cortijo en Málaga. Marjorie Grice-Hutchinson. Ediciones del Genal (2016)
(2) El Cementerio Inglés de Málaga. Marjorie Grice-Hutchinson. Fundación Cementerio Inglés de Málaga (2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s