La encrucijada del nivel freático cuando pasa por Periana

Víctor Díaz-del-Río Español
Académico de la Academia Malagueña de Ciencias

Mucho mérito tiene la organización del Hidrogeodía2019 en Málaga, celebración en la que se implica un experimentado grupo de dieciséis hidrogeólogos de la UMA, y colaboradores afines -entre los que figura el insigne académico Luis Linares-, para acercar a la población interesada en el asunto, la Ciencia que encierra el estudio de las aguas subterráneas.

Consiguen un clamoroso éxito que es sencillo de explicar si consideramos el entusiasmo que pone cada uno de ellos para acercar esta compleja disciplina científica a los participantes. Para ello utilizan un lenguaje sencillo y cercano, no exento de gesticulaciones y movimientos de manos, recreando así los episodios tectónicos más complejos que experimentan las rocas para adquirir la forma y posición que ahora contemplamos. Resulta curioso comprobar como en sus explicaciones, los tecnicismos y términos aparentemente abstrusos afloran con mayor escasez que las surgencias de aguas subterráneas en terrenos arcillosos. Es su forma de celebrar el “Día Mundial del Agua”. Celebremos pues esta iniciativa asimilando sus enseñanzas y poniendo en práctica sus consejos para hacer un uso racional del agua.

20190323_110726El éxito de la convocatoria no reside solamente en la satisfacción mostrada por todos los asistentes al final de la mañana, si no también porque es capaz de concitar la atención de un gran número de ciudadanos en medio del campo, dispuestos a pasar la mañana de un sábado escuchando lecciones de Geología itinerante, al más puro estilo peripatético, en compañía de un sujeto que no hace más que sacar mapas geológicos y esquemas estratigráficos en los que asegura que se refleja toda la Naturaleza que tenemos delante de nuestros ojos. Sin lugar a dudas, es un acto de fe que realizan los asistentes con cierta cara de perplejidad pero que, poco a poco, se va transformando en realidad, desde el mismo momento en el que uno comienza a comprender la correspondencia que existe entre los dibujos multicolores que nos muestran y la realidad tangible de que el agua sale por aquel punto que se señala en el mapa. “¡Eureka!” suena al unísono desde nuestro interior. Pero una vez transformados de recién conversos en devotos de la Geología, comenzamos a fijarnos con más detalle en los paneles encartonados que nos van enseñando en cada estación para explicar la lección del momento. Al final de la mañana nos damos cuenta de que casi todos somos expertos cartógrafos y que dominamos el arte de la Hidrogeología. Ya sabemos situarnos sobre el mapa geológico e identificamos inmediatamente el tipo de rocas sobre las que descansan nuestros pies y, por ende, la unidad geográfica en la que estamos emplazados.

20190323_115440Pero el impacto de la cita, y de las lecciones del Hidrogeodía2019, te predispone a disfrutar de la cultura del entorno, principalmente la gastronómica y la del aceite. Así, el retorno socioeconómico que esta actividad genera tiene su importancia. En primer lugar porque es gente muy respetuosa con el medio natural y sabe perfectamente cómo ha de actuar en el entorno rural. En segundo lugar, va dispuesto a degustar los platos típicos de la gastronomía de la zona y no olvida detenerse en alguna de las almazaras existentes por la zona, y así regresar a casa con aprovisionamiento de aceite para una temporada. ¿Quién ha dicho que la “Geología Cultural” no genera riqueza? -evito denominarla “recreacional”, como si se tratara de un prospecto de promoción turística-. Desconozco con exactitud el número total de participantes de este año pero, grosso modo, podría superar la centena larga. Desplazar en grupos a este regimiento de excursionistas explicándoles lecciones en diversas paradas, es labor muy meritoria y que acarrea un importante consumo de energía que hay que reponer en las ventas y restaurantes más próximos, no en vano, la actividad finaliza cerca de las tres de la tarde, si bien, ha sido muy de agradecer el refrigerio que nos ofrecieron en el patio del Balneario de los Baños de Vilo a base de pan con aceite de oliva extra virgen que casi se consumió “a morro” de lo bueno que estaba. 20190323_135918

No quiero dejar de destacar la importancia de las lecciones recibidas, entre las que se incluye el reconocimiento del contexto geológico y geográfico del entorno (supimos diferenciar calizas y dolomías, margas, arcillas, areniscas, vaguadas, fallas, etc., cuantas rocas había por el lugar), las características hidrogeológicas de cada tipo de roca (porosidad, permeabilidad, disolubilidad, karstificación, etc.), dinámica de los acuíferos (filtración del agua de lluvia, saturación de las rocas, nivel piezométrico, manantiales de comportamiento inercial o de flujo difuso, etc.), formas de aprovechamiento de las aguas subterráneas (régimen natural, régimen artificial, sondeos y bombeos del agua, etc.), explotación de aguas minero-medicinales (propiedades físico-químicas de estas aguas, características medicinales, aprovechamiento en superficie, etc.), y algunas cosas más que enriquecieron el acervo cultural de cuantos disfrutamos de las enseñanzas de estos hidrogeólogos filántropos que salieron al campo el día de hoy para enfrentarse con un reto: ilustrar a los participantes, por el bien de la comunidad,  en una disciplina científica que tiene retornos determinantes para el desarrollo de las sociedades y para la supervivencia del ser humano.

Yo no dudo de que su objetivo está sobradamente cumplido y que los organizadores pueden sentirse inmensamente satisfechos por el logro conseguido. No fueron pocas las conversaciones que he podido tener con algunos de los componentes del grupo de paseantes que me tocó en suerte, y en todos había una general coincidencia al expresar su satisfacción por haber acudido a la cita, asegurando que regresarían cuantas veces fueran convocados a una nueva jornada de campo. 20190323_123000

Quiero pues felicitar a la Universidad de Málaga por el excelente nivel de competencia que tiene su personal docente e investigador. Felicitar, así mismo, al Centro de Hidrogeología de la Universidad de Málaga (CEHIUMA) por su entrega a esta benemérita causa de ilustrar a la población en materia que es de su competencia. Agradecemos y felicitamos a los 16 expertos en Hidrogeología que nos han acompañado durante toda la jornada, respondiendo con suma paciencia a las preguntas más inverosímiles con las que les hemos asaeteado, y de modo muy particular a nuestro Bibliotecario Luis Linares Girela, con antigüedad en el empleo en materia hidrogeológica, que con la pasión de un becario universitario se vuelca en esta actividad interesándose, por demás, en la opinión de cuantas personas hemos participado. Me satisface saber que, como miembro de la Academia Malagueña de Ciencias, la Institución ha actuado como promotor de esta actividad a la que lleva vinculado desde sus inicios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s