La Cueva de Nerja: Patrimonio Europeo

Francisco Carrasco Cantos
Dr. en Geología
Miembro de la Academia Malagueña de Ciencias

La Cueva de Nerja, Bien de Interés Cultural (BIC) y Lugar de Interés Geológico de Relevancia Internacional (LIGRI), alberga un excepcional patrimonio arqueológico y natural que puede ser disfrutado por la sociedad, dado que está habilitada al turismo. En la entrada a la cavidad se conservan unos estratos arqueológicos que abarcan unas cronologías comprendidas entre 25000 y 3600 años antes del presente. Los restos recuperados en las excavaciones arqueológicas testimonian el paso de grupos humanos cazadores, recolectores y pescadores del Paleolítico Superior, así como de otras sociedades productoras de alimentos entre el Neolítico Inicial y la Edad del Bronce.

Además, la Cueva de Nerja (http://www.cuevadenerja.es/) constituye unos de los yacimientos más ricos del sur peninsular en manifestaciones artísticas prehistóricas, ya que cuenta con numerosos grupos pictóricos y grabados parietales catalogados en dos grandes conjuntos, uno Paleolítico Superior y otro de la Prehistoria Reciente. En el Arte Paleolítico la técnica más frecuente es la pintura, con un registro de colores en su mayor parte rojos. Entre los animales representados se encuentran caballos, ciervos, focas y aves, acompañados por un importante lote de signos (puntos y líneas). El arte rupestre de la Prehistoria Reciente presenta una gran diversidad de técnica y estilos: pintura y grabados esquemáticos, Pintura negra y un conjunto de “Cazoletas”.

La Cueva de Nerja constituye parte del Patrimonio Geológico de Andalucía. Sus características geológicas más destacables son el gran tamaño de sus salas, la abundancia, variedad y espectacularidad de los espeleotemas de su interior y el interés científico que tienen sus formas y sedimentos en la investigación de diversos campos de la Geología. En efecto sus salas son de grandes dimensiones, los evocadores nombres de Sala de la Inmensidad o Sala de la Montaña ilustran sobre el tamaño colosal de estos espacios subterráneos.

Estalactitas, estalagmitas, columnas, banderas, coladas, gours, macarrones, excéntricas, piñas y uñas son los principales espeleotemas que adornan sus paredes. Algunos de ellos destacan no sólo por su belleza, sino por su tamaño: es el caso de la gigantesca columna en la Sala del Cataclismo, con 32 metros de altura y 18 metros de diámetro.

Por otro lado, los espeleotemas son verdaderos tesoros para los estudios paleoclimáticos ya que informan sobre las condiciones reinantes en el momento de su formación y por ello se utilizan para conocer el clima en la región en el pasado. También se pueden utilizar para identificar y datar terremotos acaecidos en la región en épocas muy remotas, aportando valiosos datos para la evaluación del riesgo sísmico de la zona. El estudio de la cavidad también aporta datos para el conocimiento hidrogeológico, como la determinación de las variaciones del nivel freático y de los procesos hidrogeológicos que tienen lugar en la zona no saturada del acuífero en el que se encuentra.

Además, las cuevas son utilizadas por algunos seres vivos como refugio temporal o morada permanente. Las particulares condiciones ambientales de las cuevas, caracterizadas por una temperatura constante, elevada humedad, poca o nula iluminación y escasez de nutrientes, determinan el tipo de población que la habita, que se encuentra adaptada morfológica y fisiológicamente al medio y que, con frecuencia, suele contar con especies endémicas de la cueva.

IMG-20180925-WA0001

Hasta la actualidad, en la Cueva de Nerja se han descrito tres especies endémicas, correspondientes a los artrópodos: Plusiocampa baetica, Ephippioccthonius nerjaensis y Porcellio narixae. Entre las adaptaciones más comunes de la fauna, se encuentran la reducción o pérdida de los ojos y de las alas, despigmentación, alargamiento del cuerpo y de los apéndices y multiplicación y mejora de los órganos sensitivos. La escasez de alimento y la necesidad de ahorrar energía les lleva a presentar una vida pausada, de escasa agresividad y con frecuentes períodos de letargo.

En relación con los microorganismos existentes en la Cueva de Nerja, los resultados del estudio genético y microscópico de las poblaciones que se desarrollan en el entorno de las luces eléctricas permiten plantear la presencia de nuevas especies para la ciencia. Estos microorganismos también presentan interesantes adaptaciones al medio que les permiten resistir y sobrevivir frente a las condiciones ambientales desfavorables de la cueva.

La cueva constituye, asimismo, un importante lugar de estudio del microclima subterráneo y de las modificaciones medioambientales originadas por la entrada de visitantes a la cavidad. Una red de sensores de parámetros ambientales, pionera en las cavidades españolas, vela por la conservación del monumento.

Con motivo del Año Europeo del Patrimonio Cultural, la Fundación de Servicios Cueva de Nerja ha elaborado un completo programa de actividades (del 5 de octubre 2018 al 14 de diciembre) para todos los públicos que se realizarán en la Cueva y en el Museo de Nerja, que permitirán a los participantes tomar conciencia de la importancia del patrimonio que alberga la cueva y su museo y de la necesidad de desarrollar un turismo sostenible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s