La piel de la Tierra

Víctor Díaz-del-Río Español
Dr. en Geología y Académico

La celebración del GEOLODÍA18 en toda España nos ha ofrecido la oportunidad de conocer de cerca una parte importante del trabajo que realizan los profesionales de la Geología, y el interés que tienen dichos estudios para el desarrollo de la Sociedad. Contrariamente a lo que se puede pensar, la Geología no es solamente una Ciencia que estudia la historia de la Tierra mediante el análisis de las rocas y sedimentos. Antes al contrario, es una Ciencia que atiende a los problemas reales, actuales, que suceden en la Geoesfera -incluso en otros cuerpos celestes contemplados en la disciplina denominada Geología Planetaria- y que determinan una parte importante de la calidad de vida de los seres humanos. Sería ocioso detallar la enorme diversidad de problemas tratados en las investigaciones científicas que involucran a la Geología, pero basta con echar una mirada a todo lo que nos rodea para darnos cuenta de que detrás de cada cosa que poseemos hay algún elemento geológico o una actuación geológica. Solamente un ejemplo de lo que digo y que tenemos permanentemente al alcance de nuestras manos: el teléfono móvil. Este dispositivo posee un mínimo de 15 elementos minerales que han sido extraídos de las rocas terrestres tras minuciosos estudios geológicos de las rocas de interés minero. Haciendo una abstracción mental, podríamos decir que en cada celular hay una colección de minerales. Cabe pues preguntarnos ¿somos realmente conscientes de la procedencia geológica de lo que tenemos en nuestras manos?, ¿has pensado en los rigurosos estudios geológicos que hay que realizar para definir el trazado de una carretera?, ¿y de un túnel?IMG_6754

 

En un interesante artículo publicado en el diario El País del pasado nueve de mayo de 2018, la Presidenta de la Sociedad Geológica de España, Dra. Ana Mª Alonso Zarza, disertaba sobre la importancia que tiene la Geología en nuestra Sociedad y, sin embargo, la dificultad que tiene la propia Sociedad para reconocer este hecho. Celebraba la oportunidad que ofrecía el GEOLODÍA18 para reclamar la atención de los ciudadanos hacia una Ciencia tan importante y que tantos retornos tiene, invocando una frase que creo muy acertada: “Mira lo que pisas”. Efectivamente, este es un primer paso para darnos cuenta de que nuestra existencia se desarrolla encima de las rocas y que el conocimiento de ese sustrato rocoso es esencial para cuanto hagamos sobre él, asumiendo los riesgos que conlleva su uso. Si nos fijamos con atención en lo que pisamos, veremos que caminamos, construimos, observamos un paisaje que es la piel de la Tierra, la superficie de un Planeta que tiene vida propia y que gracias a esa dinámica interna ha podido desarrollarse la vida en la forma que ahora la conocemos.

Pero en todo este escenario hay una realidad que no se nos puede escapar, y es que cada vez se fomenta en menor medida el conocimiento de la Geología en los niveles básicos de la enseñanza primaria y secundaria. No se me oculta que la materia entraña una cierta dificultad para los estudiantes, comenzando por el hecho de que habría que asimilar la escala temporal que utilizamos los geólogos para establecer los procesos geológicos que han dado forma a la Tierra, siguiendo por las ingentes dosis de creatividad que hay que tener -cuestión en la que uno se educa- para imaginar los procesos tectónicos y los movimientos corticales que han sucedido en la superficie terrestre para que ahora contemplemos paisajes tan intrincados como los que vemos en algunas montañas. Cierto, tal ejercicio mental ya no se le propone al alumnado, cuya fragilidad intelectual no soportaría tales esfuerzos imaginativos. La consecuencia es dramática: en los diez últimos años el número de matriculaciones en la Licenciatura de Geología en España ha disminuido un 75%.

Pero tras esta malísima noticia hay un hecho que me ha llamado la atención y con el que disfruté muchísimo durante la pasada jornada del GEOLODÍA18 organizada por el Departamento de Geología de la Universidad de Málaga y la Fundación Cueva de Nerja, y es que todas las personas que formaban parte del grupo que visitamos el Alto de Hondonero (Villanueva del Rosario, Málaga) disfrutaron enormemente de las explicaciones técnicas que nos proporcionaron las geólogas que nos sirvieron de guía. La Geología entraba por los ojos y la dinámica de las rocas que componían aquel paisaje derruido por un deslizamiento de rocas se hacía más evidente a medida que se sucedían las explicaciones. La anécdota la pusieron un par de inquietos chavales que trepaban por las rocas como cabras montesinas, asegurando que iban a ser geólogos, y no en vano se afanaban en indagar los secretos que guardaban en su interior algunos fragmentos de roca endiñándoles golpes con el martillo geológico de su padre que figuraba entre los paseantes. Esto me hizo pensar que, afortunadamente, hay cantera para el futuro y que la Geología no es Ciencia tan abstrusa como algunos suponen.IMG_6797

Estoy convencido de que el GEOLODÍA es una iniciativa de la Sociedad Geológica de España que ganará adeptos con el paso del tiempo y que es un medio muy potente para acercar la Geología al ciudadano de forma que la experiencia en el campo se pueda expandir en los ámbitos en los que cada participante se mueva. Sería deseable un mayor esfuerzo político para intentar recuperar el atractivo que siempre han tenido las Ciencias de la Naturaleza (Geología y Biología), mediante el fomento de estas disciplinas en el Curriculum escolar, de manera que el alumnado gane en competencias científicas que le serán de gran utilidad en su vida futura.  A través de la Geología comprenderán el porqué de la diversidad de los relieves que forman nuestro paisaje, la razón por la que suceden los terremotos o se producen los tsunamis, la causa por la que algunas zonas de la tierra expulsan rocas incandescentes, el porqué del surgimiento caudaloso de las aguas a través de las cavidades de algunas rocas, la razón por la que algunas montañas se desmoronan y se producen deslizamientos de terreno, etc. Todo ello constituye un conjunto de fenómenos con los que hemos de convivir y que requieren un profundo estudio para proceder a su aprovechamiento o a la catalogación del riesgo que conlleve.

Así pues, miremos a la Geología como una disciplina científica que nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida, ofreciéndonos la posibilidad de disponer de recursos naturales para el desarrollo económico de las sociedades, así como ayudar a reducir la peligrosidad de determinados fenómenos catastróficos naturales. Sin lugar a duda, la Geología nos facilita la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s